Reportaje:

Sabrosa convalecencia

El hospital Puerta del Mar de Cádiz implanta un menú a la carta para sus enfermos

De primero puré de jamón. Milanesa de pollo como segundo con una guarnición de zanahoria y jamón cocido. Y un dulce de membrillo para el postre. Este menú ha sido confeccionado directamente por un enfermo ingresado en el servicio de Hematología del hospital Puerta del Mar de Cádiz. Es sólo una del centenar de posibilidades culinarias que este centro sanitario ofrece desde el pasado lunes a los pacientes de las 104 camas de los servicios Hematología, Oncología, Nefrología, Cuidados Paliativos y Rehabilitación, que son precisamente las patologías que requieren de una recuperación más prolongada. "El objetivo de esta iniciativa radica en ofrecer una estancia más placentera a los pacientes y respetar sus gustos gastronómicos", explicó ayer el gerente de este centro sanitario, Rafael de la Torre.

El menú a la carta o de libre elección cumple así su segunda fase después de que, a finales del año 2000, se implantase la carta infantil que permite a los niños que ingresan en el centro elegir su desayuno, almuerzo, merienda y cena. La idea del Servicio Andaluz de Salud (SAS) es ampliar este servicio a las 800 camas del hospital antes de que finalice el año. De momento, más de un centenar de enfermos pueden elegir diariamente un menú entre cuatro o cinco primeros platos e igual número de segundos y guarniciones, así como 14 postres.

Las posibilidades de combinación aumentan exponencialmente porque hay 13 menús diferentes que rotan cada día con sus correspondientes platos variados. "Ahora, además de una dieta sana y de calidad, estas personas que pasan mucho tiempo en el hospital comerán a su gusto, como en cualquier restaurante, con lo que esperamos conseguir que añoren menos su casa y se sientan también más satisfechos con la atención que reciben", subrayó De la Torre.

El proceso de elección de los menús no guarda ninguna dificultad para los enfermos. En el desayuno reciben una carta con las posibilidades de combinación para la cena de esa misma jornada y la comida del día siguiente. Y así cada día, los servicios de enfermería depositarán esta carta en un buzón que vaciará el personal de cocina.

En la carta se plantean algunas recomendaciones para que los usuarios combinen adecuadamente los alimentos y sigan una dieta equilibrada con la idea de que consuman todos los días fruta, verdura, huevo, carne o pescado, patatas, legumbres o cereales, y productos lácteos. Uno de los consejos que se facilitan a los pacientes es no pedir huevo más de tres veces a la semana, no abusar de los fritos y elegir preferentemente pescado, "porque su grasa es más saludable que la aportada por la carne". La dirección del hospital tan solo establece una limitación lógica para los pacientes con patologías metabólicas o digestivas que tengan una prescripción facultativa restringida en su dietas terapéuticas.

Rafael de la Torre se mostró ayer muy satisfecho con la acogida que ha tenido esta iniciativa. "Ha sido magnífica", afirma el gerente que no ahorra elogios hacia la calidad profesional de los cocineros y pinches que trabajan en el centro. "Cada día hacen un gran esfuerzo para elaborar platos de calidad, que agraden a los enfermos, lo que no es fácil teniendo en cuenta lo complejo que resulta preparar y servir diariamente más de 2.000 menús".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50