Reportaje:

Veinte años en la vanguardia

La galería Altxerri de San Sebastián celebra sus dos decadas de trabajo organizando sendas muestras colectivas

En 1983, San Sebastián se asemejaba bastante a un páramo en el terreno del arte contemporáneo. Aún no había nacido el centro Koldo Mitxelena, no existía una red de casas de cultura, apenas funcionaban las galerías y el Museo San Telmo sólo ofrecía exposiciones de forma esporádica. En este contexto, tres matrimonios aficionados al arte decidieron crear una galería de vanguardia. Se llamaba Altxerri y hoy, después de 20 años, es la constatación de que aquella apuesta no era descabellada. Sus responsables lo celebran ahora con dos exposiciones.

Altxerri (Reina Regente, 2), que ha tenido tres direcciones a lo largo de su historia, abrió sus puertas en un pequeño piso de la Avenida de la Libertad con una muestra de artistas del grupo Gaur -al que pertenecieron creadores como Eduardo Chillida, Jorge Oteiza o Remigio Mendiburu-. Los actuales responsables de la sala -Raquel Martínez Ubago y los hermanos Juan Ignacio y Miguel García Velilla desde 1990- no han querido dejar este hecho de lado en la celebración. Por ello, la primera de las exposiciones, que se inaugura mañana, reúne obras de aquellos artistas, pero también "de otros que han hecho el rodaje con nosotros", apunta Juan Ignacio. "Aquí está representada la vieja guardia junto a los nuevos valores", dice. Las lurras y collages de Eduardo Chillida comparten espacio con una serie de 42 pinturas sobre la figura humana realizadas por Raúl Urrutikoetxea poco antes de morir. Y las obras de Zumeta, Ruiz Balerdi o Remigio Mendiburu se codean con las propuestas de Juan Luis Goenaga, Ramón Zurriarrain, Jesús María Cormán o Edu López.

Éste es precisamente uno de los sellos de la evolución de Altxerri: no sólo se ha dedicado a los grandes nombres, sino que con el tiempo se ha ido convirtiendo en una galería de promoción. "Nos hemos profesionalizado, hemos depurado más la línea hacia el arte contemporáneo, hemos apostado por artistas emergentes y nos hemos proyectado hacia fuera", dice Juan Ignacio. Su hermano Miguel, añade: "Nos hemos adaptado a la realidad". En la actualidad, Altxerri acude anualmente a las ferias de Arco y Chicago y muestra con periodicidad en San Sebastián el trabajo de artistas consagrados de fuera del País Vasco. De hecho, la segunda conmemoración de este veinte aniversario, que arrancará el 11 de abril, consistirá en una exposición colectiva de autores como Tàpies, Ràfols-Casamada, Broto o Teixidor.

Durante estos años, no todo ha sido un camino de rosas. "Ahora todas las ciudades quieren tener un centro de arte contemporáneo, pero en los 90 sin ir más lejos aún no se había puesto en valor este aspecto como tirón de una ciudad. Fue el Guggenheim el que legitimizó para mucha gente el arte contemporáneo". La actitud del público es "más respetuosa, aunque no entienda" las propuestas de los creadores, en un momento en el que "valen todos los lenguajes". En todo caso, apunta García Velilla, "el coleccionismo en San Sebastián es muy pequeño y bastante provinciano en cuanto a gustos". De hecho, buena parte de la clientela de Altxerri reside fuera del País Vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50