La Diputación retira el proyecto de cuentas de Vizcaya sin llegar a entablar ningún contacto con la oposición

Igual que hizo la de Guipúzcoa la pasada semana, la Diputación de Vizcaya ha decidido retirar su proyecto de presupuestos para 2003 al carecer de apoyos políticos para sacarlo adelante. Pese a que el diputado de Hacienda, Javier Urizarbarrena, anunció hace mes y medio que el equipo de gobierno PNV-EA (21 junteros sobre 51) iniciaría negociaciones para buscar respaldo al texto, lo cierto es que no ha habido ningún contacto formal ni informal con los grupos de la oposición, según han confirmado éstos.

La retirada del proyecto, aprobada en el Consejo de Gobierno de ayer, avala la teoría de que se ha buscado más un efecto de imagen: el equipo de gobierno nacionalista ha pretendido despedirse de esta legislatura con un proyecto presupuestario formalmente presentado pese a sus nulas posibilidades de aproblarlo. Las cuentas se habían registrado por primera vez en la legislatura una vez iniciado el año en cuestión, el pasado 28 de enero. Pese a ello, la Diputación llegó a asegurar que tenía "el 100% de posibilidades de sacarlo adelante".

La decisión se ha adoptado al día siguiente de que finalizase el plazo de presentación de enmiendas de los grupos junteros. Los cuatro de la oposición (PP, PSE, IU y la suspendida Batasuna) formularon enmiendas a la totalidad, lo que dejaba claro el rechazo a las cuentas si se llevaban al pleno de las Juntas Generales.

La Diputación de Vizcaya sólo ha conseguido funcionar con dos presupuestos aprobados en estos últimos cuatro años: el pactado con la entonces Euskal Herritarrok en el año 2000 y el acordado con el PSE del pasado año. Tanto en 2001 como en el presente ejercicio se ha tenido que recurrir al mecanismo de la prórroga de las cuentas del ejercicio precedente.

La Diputación señaló ayer que las cuentas retiradas eran las "más adecuadas para satisfacer las necesidades" de Vizcaya debido a sus "previsiones de ingresos reales, mantenimiento de la expansión del gasto social e importante esfuerzo inversor". El proyecto precisaba un gasto operativo para los departamentos forales de 960 millones de euros, con un 18% de incremento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50