Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE propone penas de prisión por vertidos de hidrocarburos

Una negligencia grave en el mar que tenga por consecuencia la contaminación por hidrocarburos será sancionada penalmente, con incluso penas de cárcel, en toda la Unión Europea. La Comisión Europea aprobó ayer una propuesta de directiva en este sentido y señaló que la práctica habitual de los petroleros de limpiar sus tanques frente a las costas derramando sus residuos al agua tiene sus días contados. Además de ser perseguible, las normas europeas prevén que los puertos dispongan de sistemas para recibir estos residuos.

España ya prevé sanciones penales para casos de contaminación marítima, pero la directiva pretende que la situación se extienda a todos los miembros de la UE y complete todo un marco legislativo que va a acabar, entre otras cosas, con los barcos de casco simple como era el Prestige hundido frente a las costas de Galicia con 77.000 toneladas de fuel pesado.

El documento aprobado ayer por Bruselas incluye también los fondos europeos que España puede obtener para afrontar la reparación de los daños del Prestige y que, por el momento, quedan lejos de las aspiraciones del Gobierno español.

Las ayudas ya prácticamente pactadas (procedentes de la política de pesca, de fondos estructurales y de créditos Feder y del Fondo de Cohesión) son fondos ya adjudicados a España y simplemente reorientados para este fin, pero apenas hay dinero extra para afrontar el desastre ecológico en la costa española.

Fondos para limpiar playas

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pidió en enero que se utilizase el fondo especial de 200 millones de euros instituido en la Cumbre de Copenhague en diciembre pasado. Lejos de esa cifra, Bruselas propuso ayer utilizar los programas transnacionales Iterreg para sellar o bombear los depósitos del petrolero. El máximo disponible es de 23 millones de euros, pero, además, para acceder a ellos tendrían que ser varios países los que los pidieran.

La comisaria de Presupuestos, Michaele Schreyer, mencionó también un fondo especial para afrontar catástrofes de otros 25 millones de euros, pero éstos sólo estarían disponibles en el año 2004.

Mientras tanto, España sigue negociando la posibilidad de utilizar el Fondo de Solidaridad instituido el pasado año y del que se benefició fundamentalmente Alemania con 444 millones de euros el pasado verano para restaurar los daños de las inundaciones sufridas entonces. El reglamento de tal fondo, que también significaría un dinero extra, limita en exceso las posibilidades de España de beneficiarse de él, de modo que algunas fuentes se inclinan incluso por desestimar tal posibilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 2003