Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA

Llamazares considera que el PP ha "vendido" su alma "a Bush y a su cruzada"

Los debates entre el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, acostumbran a ser broncos. El de ayer siguió con la tradición, pero elevando un poco más el tono. Porque Llamazares llegó a acusar al líder del PP de haber "vendido su alma democrática" al presidente de EE UU, George Bush, y a su "cruzada" contra Sadam Husein. De tal manera que ha convertido al PP en el "partido de la guerra", como demostró la votación en bloque del día anterior. Aznar le contestó: "Es usted el dogmatismo y el sectarismo en persona". Sostuvo además que el jefe de IU no compartirá la alegría del mundo cuando caiga el régimen de Sadam Husein. Antes había colocado a Zapatero como "compañero de viaje" del dictador.

Aznar escuchaba las acusaciones del líder de IU, y hacía gestos evidentes de estar muy molesto. A veces intercambiaba esa indignación con el vicepresidente económico, Rodrigo Rato. Hacía gestos de reproche, pero no miraba a quien le hablaba. Tanto que Llamazares llegó a pedirle "míreme a los ojos". El presidente le hizo caso, pero sólo unos minutos.

El eje de la crítica de Llamazares, además de la postura belicista del Gobierno, se situó en la "hipocresía" de Aznar. Sostuvo que el presidente dice que busca el consenso y respeta a la ONU, pero luego apoya las tesis de la "extrema derecha" representada por Bush, que quiere no ya desarmar a Husein, sino derrocarlo y controlar luego todo Oriente Próximo. Invadir un país para cambiar a sus gobernantes está prohibido por la ONU, recordó. Aznar negó que ésa sea la intención. Sólo se pretende el desarme, aseguró, aunque añadió luego: "...pero si Sadam cae, no voy a derramar una lágrima". "¡Ni yo!", gritó Llamazares desde su tribuna. "¡Pues quién lo diría de su discurso!" le respondió el presidente.

La intervención del coordinador general de IU se pudo escuchar porque, como acostumbra, hablaba en tono muy alto, pero estuvo jalonada de constante gritos, risotadas y exclamaciones de "¡qué dices!" desde los bancos del PP. Sobre todo cuando el líder de IU acusó a los diputados populares -que el día anterior, en votación secreta, apoyaron sin fisuras la postura del presidente del Gobierno- de preferir "la obediencia a la conciencia".

Aznar recordó que IU tiene sólo 8 diputados, para argumentar que no puede hablar en nombre de la opinión pública. Los dos dirigentes se enzarzaron en un debate con alusiones a la Historia. Llamazares sacó el franquismo y el macartismo. Aznar citó a Manuel Azaña y recordó que el muro de Berlín ya cayó, demostrando que "los de este lado" tenían más razón que los comunistas.

El presidente respondió a todos los ataques personales de IU, salvo uno. "Está usted tan abducido por el líder de Tejas [Bush] que ya ni habla bien el castellano", le espetó Llamazares. Aznar resopló en su escaño, pero no llegó a citar el asunto en la tribuna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de marzo de 2003