Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | Los argumentos de los grupos parlamentarios

Nueva ofensiva de la Iglesia católica española contra la guerra

La Iglesia católica catalana reclamó ayer un cuaresmal miércoles de ceniza contra la guerra. El llamamiento lo encabezan el cardenal de Barcelona, Ricard Maria Carles, y el arzobispo primado de Tarragona, Lluís Martínez Sistach, que por separado pidieron a sus diocesanos que hoy, día especial para los católicos, lo dediquen al ayuno y la abstinencia, y al rezo "en favor de la paz y por la conversión de los corazones".

Por su parte, el arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, que días atrás reclamó al presidente del Gobierno, José María Aznar, que escuche al Papa porque "la humanidad pierde siempre en una guerra", alzó de nuevo su voz en un acto protagonizado por el abad de Santo Domingo de Silos, el benedictino Clemente Serna. Fue en la sede de la Asociación Mensajeros de la Paz y las palabras del arzobispo llegaron a los presentes a través de una conexión telefónica.

El abad de Silos, predilecto de Aznar -que visita cada verano ese monasterio-, señaló que el origen de todas las guerras se encuentra en el egoísmo de los seres humanos, que intentan "imponer" sus puntos de vista. La iniciativa de Mensajeros de la Paz de Madrid se prolongó todo el día con una línea de mensajes de móvil en favor de la paz. La recaudación irá a parar a un hospital iraquí.

Execración de los jesuitas

Los prelados hablaron colegiadamente hace dos semanas mediante una pastoral en la que la Conferencia Episcopal subrayó la necesidad de "agotar todos los medios para evitar la guerra". En la misma dirección, aunque con mayor contundencia, la revista Cristianisme i Justicia (CiJ), promovida por la Compañía de Jesús en Cataluña, publica ahora una serie de artículos bajo el título "Irak, ¿guerra preventiva?". La agencia Ivicon, de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), distribuyó ayer un resumen de su contenido, destacando las tesis del teólogo José Antonio González Faus, responsable académico de CiJ.

"Desde el punto de vista de la moral cristiana, los jefes de Estado están obligados a negar el uso de sus bases para esta guerra", argumenta González Faus después de analizar la moral tradicional sobre la guerra. Y añade: "No vale para evitar esa obligación refugiarse en evidencias que nadie niega (como que 'entre la tiranía y la libertad yo escojo la libertad'), como tiende a hacer nuestro presidente con respuestas esloganísticas que merecerían figurar en una de esas antologías cómicas que reproducen respuestas de nuestros escolares en sus exámenes". González Faus alude también al "afán de todos los segundones por medrar al lado del poderoso", y reclama "a los electores que no deben votar a partidos que hayan hecho eso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 2003