Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OFERTAS DE EMPLEO

Los ingenieros pueden con la crisis

La mejor formación técnica y la disposición a la movilidad mantienen la demanda de estos profesionales

Los ingenieros pueden con la crisis. Su versatilidad, su disposición a la movilidad internacional y su cada vez más cualificada formación técnica y dominio de distintos idiomas convierten a los recién graduados en estas especialidades en clientes preferenciales de las áreas de recursos humanos en la captación de nuevo personal.

"En Mercedes Benz, el 70% de los titulados medios y superiores son ingenieros", asegura la responsable de Selección, Noemí Gómez

La titulación avala los conocimientos, pero las empresas exigen profesionales con liderazgo, dotes de gestión y adaptabilidad

Aunque la crisis económica ha frenado la demanda, no ha podido con el liderazgo de los ingenieros, convertidos en motor de la innovación industrial. Las empresas buscan actitudes más que aptitudes. La titulación avala los conocimientos, pero los mercados exigen profesionales con capacidad de liderazgo, movilidad, dotes de gestión y adaptabilidad. Es lo que se valora en las entrevistas de trabajo.

Responsables de recursos humanos de cuatro empresas participaron en un encuentro con EL PAÍS en Tecnun, la Escuela de Ingeniería Superior de la Universidad de Navarra en San Sebastián (1.300 alumnos, cinco titulaciones de ingeniería) en la novena edición del Día del Empleo. Firmas industriales, de consultoría, telecomunicaciones y de automoción buscaron a sus futuros ingenieros en las aulas. Se produjeron 350 citas individuales con 25 empresas.

"En Mercedes Benz, el 70% de los titulados medios y superiores son ingenieros. La capacidad de liderazgo y la experiencia internacional son para nosotros esenciales", señala Noemí Gómez, responsable de Selección de la multinacional. "La capacitación técnica se da por descontada, pero no es tan sustancial como las actitudes personales. Queremos gente con iniciativa, que impulse cambios, que sepa trabajar en equipo y que trabaje en cualquier país y para ello necesitamos la máxima experiencia posible y un perfecto conocimiento de inglés y alemán".

La movilidad geográfica y la contratación por proyectos son una exigencia. "Tenemos que esforzarnos para darnos a conocer", explica Pedro Redondo, director de Desarrollo Profesional de IBM en España. "No sólo construimos chips, sino que la mitad de nuestra facturación procede del área de servicios", añade, y la "versatilidad del ingeniero encaja perfectamente con nuestras necesidades".

IBM selecciona en función de las competencias. "Equipos, planificación, gestión por objetivos, liderazgo, movilidad, son los requisitos", puntualiza Redondo. Ya no se busca un empleo de por vida. "Unos y otros hemos cambiado. Hace dos años, en el boom de la burbuja tecnológica, identificabas ingenieros de alto potencial, los formabas y se te iban de un día para otro. Hoy, la situación es distinta. Se aprecia algo más la estabilidad, pero sabiendo que la movilidad funcional y geográfica es también un requisito", matiza.

Iñigo Zaldúa, director de Recursos Humanos de GKN Transmisiones España, reivindica el perfil generalista. "No pensamos en si va a trabajar en uno u otro departamento, sino en si encaja en nuestra organización", dice. La importancia que la industria da a la movilidad se ve en la figura del ingeniero residente que tiene esta empresa de automoción, un profesional que vive en el país del cliente.

Superar el estereotipo de los compartimentos estancos es un objetivo del reclutamiento de Iberdrola. Su responsable, Fernando de Asolo San Antonio, confirma la necesidad del sector de darse a conocer mejor. "No buscamos perfiles concretos sino generalistas, pero con competencias clave como la iniciativa, la capacidad de liderazgo o el trabajo en equipo", concluye.

¡Más prácticas, por favor!

A los jóvenes ingenieros españoles les falta contacto con el mundo empresarial. Las industrias se lamentan y la universidad intenta remediarlo. "Los graduados no tienen muy claro qué quieren hacer y ello se debe a que no han realizado las suficientes prácticas", apunta Noemí Gómez, de Mercedes Benz. "La competencia de liderazgo es una de las más difíciles de identificar y una de las más valoradas por nosotros. Esa dificultad se superaría si se aportara un suficiente bagaje práctico", añade Pedro Redondo (IBM). "Por regla general, los ingenieros que ya han realizado prácticas en empresa y tienen experiencia previa empiezan a aportar antes su valor a la estructura industrial", ratifica Íñigo Zaldúa (GKN). "El 40% de la selección de Iberdrola la realizamos ya entre ingenieros incluidos en el plan de prácticas", dice Fernando de Asolo, quien subraya que el 20% de los becarios se queda.

Ángel Baguer, subdirector de Tecnun, está de acuerdo en que la universidad no enseña a trabajar. "Las empresas son nuestros clientes. Llevamos años tomando nota", explica. Empresas y universidad están de acuerdo en que, en ingeniería, la pasión surge de la experiencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de marzo de 2003

Más información