Heridos de bala dos hombres en sendos tiroteos en sólo 10 horas

Las calles de Madrid volvieron a ser escenario ayer de dos tiroteos que dejaron tras de sí un balance de dos hombres heridos. El más grave, un joven colombiano de 20 años, recibió dos disparos de los que se recupera en el hospital Ramón y Cajal. El suceso ocurrió en la plaza de la Reverencia, a escasos metros del número 380 de la calle de Alcalá, en el distrito de Ciudad Lineal. El otro herido, el madrileño José R. G., de 36 años, recibió un balazo en un muslo mientras esperaba al autobús en la avenida de los Poblados, a la altura de la Meseta de Orcasitas (distrito de Usera). Un individuo le disparó desde un vehículo en marcha.

El primer incidente se produjo sobre las tres de la madrugada, cuando los vecinos de la plaza de la Reverencia se despertaron sobresaltados al oír dos disparos. "Parecían petardos", recuerda el dueño de un club cercano al lugar del incidente, que en ese momento cerraba su negocio. Pero eran balas. Los proyectiles alcanzaron a un hombre de 20 años de nacionalidad colombiana en el antebrazo izquierdo y en el muslo derecho. Este último le afectó a la arteria femoral derecha y le provocó una gran hemorragia. Los efectivos médicos del Samur-Protección Civil consiguieron estabilizarle y le trasladaron al hospital Ramón y Cajal, donde fue sometido a una operación quirúrgica.

Cerca de un local caribeño

Según varios testigos, el altercado se produjo en las inmediaciones de un local de música salsa y merengue, frecuentado por hispanoamericanos. "Yo estaba bajando las persianas del salón, cuando vi llegar una moto y unos minutos después oí los dos disparos, que provenían del café. La gente empezó a correr por la plaza muy asustada", relata una vecina.

El dueño de un club cercano al lugar del tiroteo, que cerraba su local en el momento de la agresión, escuchó también las dos detonaciones. "La policía llegó muy rápido; sólo tardó 10 minutos", comenta. Califica la situación del barrio de "lamentable".

Los vecinos aseguran que la inseguridad del barrio ha aumentado desde hace unos años, y muchos lo achacan al aumento de inmigrantes. "Antes se vivía aquí sin problemas, pero ahora tenemos miedo, sobre todo por la noche", señalan. "Mi marido trabaja en la hostelería y yo no puedo dormir hasta que llega a casa", comenta una vecina.

Unas 10 horas después, sobre las 13.30, José R. G., un madrileño de 36 años, esperaba en la parada de un autobús en la avenida de los Poblados cuando fue tiroteado por los ocupantes de un vehículo que se dio a la fuga. Recibió un impacto que le afectó al muslo derecho de forma leve. Ni la víctima, ni una testigo presencial han facilitado datos a la policía sobre los atacantes.

Sobre la firma

Esther Sánchez

Forma parte del equipo de Clima y Medio Ambiente y con anterioridad del suplemento Tierra. Está especializada en biodiversidad con especial preocupación por los conflictos que afectan a la naturaleza y al desarrollo sostenible. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y ha ejercido gran parte de su carrera profesional en EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS