El acta del pleno de Alicante omite que Díaz Alperi desalojó la sala

La orden que el alcalde de Alicante, el popular Luis Díaz Alperi, dio a la Policía Local para que desalojara por la fuerza a un grupo de ex trabajadores de Sintel que protestaba en el pleno municipal celebrado el 11 de febrero, no existe oficialmente.

Aquella orden ha quedado grabada por los medios de comunicación y también en la memoria de los asistentes a la polémica sesión, pero se ha borrado del acta redactada por el secretario general del Ayuntamiento. Y ello a pesar de que el documento oficial de la sesión plenaria dedica un apartado titulado "Incidencias".

Oficialmente en el pleno pasó lo siguiente: "La señora Remiro Ayensa [portavoz y única concejal de Esquerra Unida (EU) en el Ayuntamiento de Alicante] se ausenta de la sesión al comenzar la deliberación del punto 1.3, tras retirarle la palabra el señor presidente que le instó repetidas veces a que se ciñera al orden del día, mientras ella mostraba su solidaridad con un grupo de trabajadores que había acudido al salón de sesiones. No volvió a reincorporarse a la sesión".

El acta no recoge que la edil salió del salón para atender a un miembro de su partido que había resultado herido durante el desalojo del pleno por parte de agentes de la Policía Local. Ni siquiera menciona que se produjera tal desalojo, ordenado por el alcalde tras pedir reiteradamente a los ex trabajadores que no interrumpieran la sesión. Remiro, tras el altercado, acompañó al militante de EU a un hospital. Los ex trabajadores protestaban porque el Gobierno local rechazó una moción de respaldo a sus reivindicaciones presentada por EU.

Incidencias

El acta también considera una incidencia que el portavoz del Grupo Socialista, Blas Bernal, se ausentara de la sesión "durante la deliberación y votación de los puntos 1.5 y 1.6". Y que éste volviera para pedir la suspensión de la sesión, "por la existencia de un ciudadano herido en las dependencias municipales". El acta no refleja que las heridas de ese ciudadano se las provocó un agente de la Policía Local durante el desalojo. Sí incluye el documento que el alcalde confirmó que "el accidentado" estaba siendo tratado por los servicios de urgencia y denegó la suspensión que solicitó el edil socialista.

La portavoz de EU pidió ayer al secretario que rectificara el acta y transcribiera exactamente lo que ocurrió en la sesión. Camino Remiro alegó que los acontecimientos del pleno pueden terminar en los tribunales y "el acta es un documento esencial".

Tras el pleno, un asesor de Esquerra Unida, insultó al portavoz del gobierno local, Pedro Romero. Este asesor, funcionario de empleo y sueldo adscrito al área de Alcaldía, ha sido despedido del Ayuntamiento a instancias de Romero. Remiro tachó el acta de "peregrina", e insistió en que ese documento debe ser "rigurosamente exacto, porque puede usarse para actuaciones judiciales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de febrero de 2003.