Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temor a la guerra y las malas perspectivas sobre Alemania hunden otra vez las bolsas

Francfort cae el 4,21% y el Ibex pierde toda la ganancia anual con un descenso del 2%

Tras el respiro alcista de las últimas jornadas, las bolsas registraron ayer fuertes pérdidas ante el recrudecimiento del discurso bélico en EE UU. A ello se añaden las malas previsiones sobre la economía alemana, que los expertos vuelven a situar en recesión, y la situación financiera de firmas como Deutsche Telekom. La Bolsa española perdió la ganancia anual al ceder el 2,08%, mientras Francfort cayó el 4,21%; París, el 2,70%, y Londres, el 1,91%. En las bolsas estadounidenses, el índice Dow Jones cedió el 0,50%, en tanto que el Nasdaq se dejó el 0,91%.

Este año se prometía muy volátil y se está cumpliendo a rajatabla este pronóstico. Ayer fue un día donde las malas noticias se acumularon. Tras la distensión en el conflicto entre Estados Unidos e Irak, que permitió en las pasadas sesiones una recuperación en los mercados, ayer se volvió a recrudecer el tono bélico de este conflicto con nuevas amenazas del presidente de Estados Unidos, George Bush, al régimen iraquí.

El temor a la guerra propició la aparición de órdenes de venta, al tiempo que se reducían los volúmenes de negocio en las bolsas y el dólar perdía posiciones respecto al euro, que ayer cerró a 1,074 dólares. La apertura bajista de las bolsas estadounidenses abundó en las pérdidas que ya acumulaban los mercados europeos, pese al buen dato conocido en el sector constructor de Estados Unidos. El índice Ibex 35 se dejó el 2,08%, porcentaje justo para hacer desaparecer la ganancia acumulada en el año. La Bolsa de París perdió el 2,70%, y Londres, el 1,91%.

Deutsche Telekom

Especialmente fuerte fue el descenso en el mercado alemán, cuyo índice Dax bajó ayer el 4,21%. Deutsche Telekom fue uno de los valores más castigados, con un recorte del 9,67% -el más importante registrado ayer en la Bolsa de Francfort- al anunciar el pasado martes una emisión de bonos convertibles por valor de 2.300 millones de euros. Un importe que la sitúa entre las mayores emisiones de estas características efectuadas por una compañía. Estos bonos tendrán una vida de 3 años y se convertirán por 178 millones de acciones de la operadora. Unas cifras que hablan de la preocupante situación financiera por la que atraviesa la operadora, con una deuda cercana a los 65.000 millones de euros.

Pero ésta no fue la única noticia negativa para el mercado germano. El Instituto Alemán de Investigaciones Económicas (DIW) prevé que la economía alemana sufra un estancamiento en el primer trimestre del año, y avisa del peligro de recesión. "La falta de dinamismo económico amenaza con hundir a Alemania en la recesión", señala el informe del DIW. Y apunta que el estancamiento y la inseguridad dominan el mercado nacional, lo que hace dudar de la capacidad operativa de las reformas anunciadas. EL DIW cree que la posibilidad de una guerra en Oriente Próximo debilita también la actividad del sector exterior, clave en la economía alemana. En sus previsiones considera que en el último trimestre de 2002 la economía alemana sufrió un retroceso del 0,2% respecto de los tres meses anteriores.

El ministro alemán de Finanzas, Hans Eichel, echó más pesimismo al mercado alemán, ya que no excluye que su país se exceda este año nuevamente en el déficit público si la economía no registra el crecimiento pronosticado. En una entrevista que el semanario Bunte publicará hoy, Eichel sostiene que con el paquete de ahorro previsto por el Gobierno el déficit podrá quedarse por debajo del 3% del producto interior bruto (PIB) establecido como límite, pero "siempre y cuando la economía crezca un 1%". "Si la economía sigue cayendo en picado no lo lograremos", reconoce Eichel.

Petróleo estable

Los analistas destacan que los efectos de la tensión bélica entre Estados Unidos e Irak ya empieza a hacer mella en el mercado de acciones. A la elevada volatilidad en las cotizaciones y los índices se suma el escaso volumen de contratación que están viviendo los mercados durante este mes. El volumen en el índice Ibex 35 se redujo hasta 1.154 millones de euros y en el conjunto de plazas se aprecia un desplazamiento del dinero hacia los mercados de renta fija.

Ayer el bono volvió a recibir la entrada de dinero con subida de precios y recortes de rentabilidades. Los tipos a corto se encuentran en sus niveles mínimos desde 1999, mientras que los de largo se aproximan a sus cotas más bajas. Eso sí, ayer el petróleo dio un respiro con un comportamiento plano, para situarse a 32,4 dólares el barril de brent.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de febrero de 2003