_
_
_
_
_

UPN no retirará la ley de Símbolos pese al aviso de inconstitucionalidad

El Gobierno navarro dice que "revisará" el artículo clave en la Cámara

El Gobierno de Navarra no retirará del trámite parlamentario su reforma de la ley de Símbolos a pesar de la inconstitucionalidad de su artículo central, el octavo, que prohíbe la exhibición de ikurriñas bajo amenaza de sanción económica y obliga a izar las banderas de Navarra y España en ayuntamientos y sedes de partidos y sindicatos e incluso asociaciones gremiales. Su portavoz matizó que se "revisará" dicho artículo.

El contundente informe de los servicios jurídicos del Parlamento navarro, conocido el lunes y que aprecia en el artículo octavo del proyecto de ley (el más sustantivo) una clara vulneración de los derechos constitucionales de libertad ideológica, sindical y de asociación, además de entrometerse en un área competencial propia del Estado, fue contestado ayer por el partido regionalista con el argumento de que el texto "se puede enmendar" en el trámite parlamentario. El presidente de Navarra, Miguel Sanz, máximo impulsor de esta iniciativa legislativa, ha permanecido sin embargo ausente del debate político durante estos días, debido a una angina de pecho de la que se repone satisfactoriamente. Ayer fue dado de alta en el Hospital de Navarra, donde ha permanecido ingresado cuatro días. La consejera portavoz del Gobierno, Nuria Iturriagagoitia, adelantó que el proyecto seguirá adelante. Se revisará la actual redacción del artículo octavo, en el que se centra la inconstitucionalidad del proyecto, y, según señaló Iturriagagoitia, se corregirá el contenido que afecta a los derechos constitucionales básicos.

También el portavoz parlamentario y secretario general de UPN, Alberto Catalán, confirmó que no habrá marcha atrás. Catalán arremetió contra la oposición parlamentaria por pedir la retirada del texto y recordó que la oposición, mayoritaria en la Cámara, ha sacado adelante otros proyectos de ley calificados igualmente de inconstitucionales en algunos de sus extremos. Catalán se refirió en concreto a acuerdos parlamentarios sobre el polígono de tiro de Bardenas Reales, educación, el plan foral de Salud o los complementos a las pensiones mínimas de viudedad que tramita actualmente la Cámara a través de un proyecto de ley foral.

Para Catalán, la cuestión que quiere plantear UPN con su proyecto de ley es si "quieren o no los grupos políticos la retirada de las ikurriñas de las entidades locales navarras". "Lo demás es intentar confundir a la opinión publica", añadió. El dirigente de UPN considera coherente la postura del PNV y EA, que tienen a la ikurriña como "su bandera", pero criticó con dureza la actitud activa mostrada por Izquierda Unida sobre esta cuestión, que achaca a la búsqueda "de un puñado de votos procedentes del nacionalismo vasco".

No obstante, Félix Taberna, coordinador general de IU de Navarra reiteró ayer su petición de que se retire el proyecto y consideró el dictamen de los servicios jurídicos un "torpedo en su línea de flotación" y "un tremendo varapalo al navarrismo excluyente de UPN".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_