Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU critica "el caos y la desorganización" en el servicio de recaudación de la Diputación de Granada

Izquierda Unida pidió ayer la dimisión del responsable de Economía y Hacienda en la Diputación de Granada, el socialista Víctor Sánchez, por "el caos y la desorganización" que reinan en el Servicio Provincial de Recaudación y Gestión Tributaria. Para IU, el servicio se caracteriza ahora mismo por "su ineficacia" y por la "total ausencia de directrices", además de estar poniendo en peligro los puestos de trabajo de 90 empleados interinos.

Dos diputados provinciales de IU, Julio Bernardo y Miguel Fernández Almenara, culparon a Sánchez, que es también alcalde del pueblo de Atarfe, de la situación actual del servicio de recaudación que, a su juicio, está afectado por graves anomalías.

Los diputados de IU señalaron que el comité de empresa del servicio ha elaborado un informe en el que se señala que el caos administrativo es tal que "ni siquiera se conoce con exactitud" qué cantidades recaudadas corresponden a cada municipio granadino que usa el servicio de recaudación, ya que los datos con los que cuenta el servicio no coinciden con los datos bancarios externos.

Entre algunos de los hechos denunciados por IU se encuentra el despido del antiguo jefe del departamento de Informática y su sustitución por un técnico de Atarfe, el pueblo de Sánchez quien, además, prometió una innovación en el sistema que costó 120.000 euros (unos 20 millones de pesetas). El nuevo sistema, sin embargo, no mostró ser eficaz y se tuvo que volver a recurrir al antiguo sistema mientras se plantea adquirir un sistema informático diferente cuyo coste es de 600.000 euros (100 millones de pesetas).

Otro dato relevante, según señalaron los diputados de Izquierda Unida, es el hecho de que siendo alcalde de Atarfe y responsable directo del servicio de recaudación, Víctor Sánchez no ha incluido a su propio pueblo en la lista de municipios que acuden a la Diputación para que haga por ellos la tarea de recaudar. "Eso demuestra", dijo Fernández Almenara, "la poca confianza en la gestión administrativa del servicio cuando su máximo responsable no le confía la recaudación de su propio Ayuntamiento".

"La mala gestión realizada por Sánchez", añadió, "ha llevado a muchos Ayuntamientos a plantearse abandonar el servicio, lo que pone en peligro la estabilidad laboral de 90 personas". A juicio de Izquierda Unida, detrás de toda la desorganización de las tareas recaudatorias pueden esconderse "la intención de traspasar la recaudación de los impuestos municipales a una empresa, caja o banco", es decir, a una entidad privada, "para que la gestionen".

Tanto Julio Bernardo como Fernández Almenara solicitaron la intervención del presidente de la Diputación, José Rodríguez Tabasco, y del PSOE, para que adopten una postura firme y obliguen a Sánchez a abandonar el cargo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 2003