Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo el PP refrenda el trasvase del Ebro 20 meses después de su aprobación

Los socialistas catalanes y aragoneses logran que el PSOE vote contra el Plan Hidrológico

El PP presentó ayer en el Senado una moción totalmente inusual, incluso nunca vista, según la oposición, en la que se pedía la ratificación de la validez del Plan Hidrológico Nacional, 20 meses después de aprobarlo. Los objetivos eran dos: por una parte, animar la manifestación a favor del plan que promueve el PP para el próximo 2 de marzo en Valencia. Por otra, tratar de dividir el voto socialista. Este último propósito fue fallido, porque el PSOE votó en bloque contra el PHN. El PP aprobó la iniciativa con su mayoría absoluta, pero se quedó solo. No obtuvo ni siquiera el apoyo de CiU, que aprobó el Plan Hidrológico, pero consideró un "error" esta iniciativa que le causó "sorpresa y estupor".

La bronca hizo subir el tono del debate en el Senado mucho más de lo acostumbrado. El senador del PSOE Segundo Bru, valenciano como la mayoría de los que intervinieron ayer, lo definió como "una confirmación tras un bautizo". Todos los grupos de la oposición, incluida CiU, criticaron la iniciativa defendida por el portavoz del PP, Esteban González Pons. Algunos, como Bru, vieron en ella "deseos personales" de influir en la política valenciana del propio González Pons. Éste, sin embargo, a la hora de defender la iniciativa, dejó claros sus argumentos. Es cierto que el PHN se aprobó hace 20 meses, reconoció, pero las sucesivas manifestaciones en contra de este proyecto en distintas capitales del país podrían hacer pensar que los españoles están mayoritariamente en contra de esta reforma. Y eso no es cierto, sostuvo, porque el PP goza de la mayoría absoluta en el Parlamento. La proposición recibió 157 votos a favor, del PP, 85 en contra y las abstenciones de Coalición Canaria. Francesc Xavier Marimon (CiU) puso el dedo en la llaga. "Nosotros mantendremos nuestros compromisos con el PHN", dijo tras recordar que la federación nacionalista apoyó hace 20 meses la iniciativa, "Pero votamos en contra de la moción porque nadie la necesita".

El objetivo político era tratar de forzar la división del voto de los socialistas, ya que los senadores valencianos, murcianos o almerienses podrían tener dificultades para oponerse claramente al PHN. Por esta complicación, entre otras cosas, el PSOE pensó por un momento en un plante, pero al final prefirió evidenciar que el Gobierno estaba solo, según su portavoz Juan José Laborda. Otras fuentes aseguran que la postura de no abandonar el pleno y de votar en contra tomada por los socialistas catalanes -agrupados en L'Entesa- y aragoneses forzó la presencia de todos los socialistas.Cristina Narbona, secretaria de medio ambiente del PSOE, denunció ayer la "manipulación" del Gobierno al afirmar que la crecida del Ebro justifica "plenamente" el Plan Hidrológico Nacional. Narbona añadió que esta afirmación sólo puede ser "fruto de una gran ignorancia o mala fe". Cristina Narbona aseguró que el agua arrastrada por una avenida como la recientemente sufrida por el Ebro "nunca se podría aprovechar para un trasvase porque las estructuras no podrían absorber los 3.000 metros cúbicos por segundo y los sedimentos obturarían cualquier conducción".

Explicó que si el Gobierno hubiera cumplido la normativa sobre explotación de embalses, la crecida del Ebro no habría tenido los efectos desastrosos que ha comportado. Así, según Narbona, se debería haber impedido que los embalses de uso hidroeléctrico estuvieran al 100% de su capacidad antes de la crecida. Tampoco hay mapas de zonas inundables ni prohibición efectiva de construcciones en cauces. "Estamos en una situación tercermundista en prevención de avenidas", afirmó.

La secretaria de medio ambiente también se mostró muy crítica con la televisión valenciana Canal Nou, porque, aseguró, "el Gobierno ha manipulado" el tratamiento que la emisora ofreció de la crecida del Ebro y en la información meteorológica del citado canal "se demostró la necesidad del PHN".

Narbona acusó también al Gobierno de adoptar una actitud "rayana en el fascismo" por descalificar el informe sobre el Plan Hidrológico presentado por el comisario de Asuntos Económicos de la UE, Pedro Solbes, que cuestiona los aspectos económicos del plan. Estas críticas demuestran que "el PP no respeta a las instituciones europeas a las que pide dinero para el PHN".

Subvención oficial

Por su parte, la Mesa de las Cortes valencianas aprobó ayer destinar 600.000 euros a subvencionar la campaña de publicidad de la manifestación a favor del PHN y el trasvase del Ebro convocada para el 2 de marzo en Valencia por varias organizaciones agrarias afines al PP. La decisión fue adoptada sólo con los votos de los representantes del PP. Los socialistas votaron en contra, informa Juanjo del Moral.

La subvención se destinará a la campaña de publicidad en televisiones locales, radio y prensa, de acuerdo con el "plan de medios" que el presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, envió a la presidenta de la Cámara, Marcela Miró. El PP aprobó en solitario el 31 de enero que el Parlamento apoyara la manifestación y promoviera la participación ciudadana en la misma.

Para hacer frente a la subvención es necesaria una modificación de crédito en el presupuesto de las Cortes: se detrae dinero de la partida destinada a publicidad para incorporarlo al capítulo de transferencias corrientes a instituciones y organismos sin fines de lucro.

La oposición socialista criticó ayer con dureza la decisión del PP. El portavoz del PSPV, Joaquim Puig, consideró "intolerable" que el PP "instrumentalice las instituciones y las ponga al servicio de su causa política partidaria". Puig se mostró "escandalizado" porque el PP ha optado por la "gubernamentalización" de la manifestación a favor del PHN. "Respetamos el derecho a manifestarse, aunque éste no es el camino para conseguir agua" para la Comunidad Valenciana, dijo el portavoz del PSPV, quien precisó que la manifestación "forma parte de la campaña electoral del PP". Puig consideró "absolutamente desafortunado que un Parlamento en el que están representadas todas las opciones", dedique "una cantidad tan importante de dinero" a un acto que promueve sólo una parte de la sociedad. Puig dijo que el Consell "maneja" el dinero de todos "para la defensa sectaria" de sus intereses.

La decisión de subvencionar con 600.000 euros la manifestación contrasta con la denuncia del portavoz popular, Alejandro Font de Mora, sobre la ayuda de 2.842.000 pesetas que en 1995 concedió el Ivaj, donde trabajaba el candidato socialista, Joan Ignasi Pla, a un acto contra el racismo organizado por el Bloc de Progrès Jaume I. Eso sí, el dirigente popular precisó que lo relevante de aquella decisión era su aspecto cualitativo.

Una generosa subvención

El portavoz del PP, Esteban González Pons, reconoció que con este debate -que fue muy bronco, con constantes gritos y abucheos- pretendía apoyar la marcha a favor del PHN convocada para el domingo 2 de marzo en Valencia por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA). El PP apoya y fomenta la marcha, tanto que la Mesa de las Cortes valencianas aprobó ayer otorgar a los convocantes 600.000 euros para la publicidad de la convocatoria. Las tribunas estaban llenas de representantes de los agricultores y de la cúpula del PP valenciano, incluido el presidente autonómico, José Luis Olivas. En el banco azul se encontraba el ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de febrero de 2003

Más información