Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | La respuesta de Washington

El Papa envía un mediador a Sadam

La inminencia de una intervención militar de EE UU en Irak ha decidido al Papa a adelantar a hoy el envío de una misión de paz a Bagdad, previsto inicialmente para el próximo viernes. El cardenal Roger Etchegaray, francés de 80 años, partirá rumbo a la capital iraquí con un mensaje personal de Juan Pablo II para Sadam Husein. El envío de la misión pontificia fue anunciado ayer por el portavoz vaticano, Joaquín Navarro Valls, quien señaló que el objetivo de la misión es doble: "Demostrar a todos la implicación del Papa a favor de la paz y ayudar a las autoridades iraquíes a hacer una reflexión seria sobre el deber de una cooperación internacional efectiva, basada en la justicia y en el derecho internacional, para asegurar a aquella población el bien supremo de la paz".

El Vaticano se opone radicalmente a una guerra contra Irak y en las últimas semanas ha desarrollado una intensa actividad diplomática con la esperanza de frenarla. El próximo viernes, Juan Pablo II recibirá a Tarek Aziz, viceprimer ministro iraquí, de religión cristiana, para persuadiarle de la urgencia de que el régimen de Bagdad colabore con la ONU. Ayer, durante el ángelus, el Papa volvió a hacer un dramático llamamiento por la paz. "En estos momentos de preocupación internacional", dijo, "todos sentimos la necesidad de dirigirnos a Dios para pedirle que nos conceda el gran don de la paz".

El cardenal Etchegaray ha viajado a Irak en dos ocasiones. Durante la guerra con Irán, en 1985, supervisó la situación de los prisioneros de ambos países y, más recientemente, en 1998, intentó preparar una visita del Papa a Ur de los Caldeos, que no llegó a producirse por excesivas exigencias de Sadam.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de febrero de 2003