Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 14 años de cárcel y 133 millones de multa para Miguel Durán por el 'caso Tele 5'

Santiago Muñoz Machado se enfrenta a diez años de prisión, y Javier de la Rosa, a cinco

El fiscal anticorrupción Carlos Castresana ha solicitado un total de 14 años de prisión y multas que suman 133 millones de euros para el que fuera director general de la ONCE, Miguel Durán, por su participación en el caso Tele 5, que ha instruido el juez Baltasar Garzón. El fiscal considera que Durán, que también fue presidente de Tele 5, es autor de tres delitos fiscales continuados, un delito continuado de otorgamiento de contrato simulado, otro delito también continuado de administración desleal, y un delito societario de falsedad continuado.

En su escrito de acusación, Castresana reclama 10 años de prisión y multa de 37 millones de euros para el abogado Santiago Muñoz Machado; 5 años de cárcel y 30 millones de multa para el financiero Javier de la Rosa, y 8 años y 50 millones de multa para Rafael Álvarez Buiza y Ángel Medrano. También pide dos años de prisión para Alfredo Messina y Juan Carlos López Cid y un año, para Giovanni Acampora.

El escrito de acusación ha sido presentado pocos días después de que la Audiencia Nacional abriera juicio oral para los acusados y señalara que el proceso sigue vivo contra Silvio Berlusconi, si bien permanece paralizado en tanto el primer ministro italiano goce de inmunidad. La Audiencia Nacional espera la respuesta del ministro de justicia italiano a propósito del requerimiento de la Justicia española.

Compra de acciones

Silvio Berlusconi no es mencionado en el escrito de acusación como una de las personas implicadas en los delitos que se mencionan, si bien en uno de los apartados, se menciona la sociedad Silvio Berlusconi Finanziaria SA, de Luxemburgo, como la entidad que entre 1991 y 1992 aportó los fondos para la compra por Fininvest (grupo de sociedades propiedad de Berlusconi) de un 8 % de Gestevisión Telecinco a Promociones Calle Mayor, SA. La operación se efectuó de forma oculta, ya que Fininvest ya controlaba el 25 % de Telecinco y no podía adquirir más acciones sin violar la ley .

Según el escrito de Castresana, Silvio Berlusconi Finanziaria, luego llamada Principal Finance S.A., "constituía a través de múltiples sociedades y personas interpuestas, testaferros, fiduciarios, y cuentas anónimas o de titularidad oculta, ubicadas en diferentes paraísos fiscales, el entramado financiero exterior del grupo Fininvest, oculto para Italia y España".

Los hechos más graves de los que están acusados hacen referencia a la compra de acciones de Gestevisión Telecinco. La sociedad que gestionaba Tele 5 estaba participada en un 25% por el grupo Fininvest; en otro 25% por la ONCE, a través de Miguel Durán y la sociedad, Divercisa; en otro 25 % por el grupo Anaya, a través de la sociedad Telefuturo; el 15% por el ya fallecido Juan Fernández Montreal y el 10% restante, por Promociones Calle Mayor, participada por Ángel Medrano y Rafael Álvarez-Buiza, si bien los desembolsos necesarios para la suscripción de estas acciones los pagó Divercisa, por orden de Durán. Pero a principios de 1990 las divergencias entre accionistas desembocaron en la venta del 25 % del grupo Anaya y del 15 % de Fernández Montreal. Durán compró esas acciones por 6.000 millones de pesetas y ese mismo precio le cobró a Javier de la Rosa por el 25% de Anaya.

Meses después, De la Rosa se enteró y solicitó una compensación, que le fue negada en un principio, aunque finalmente llegaron a un acuerdo. Todos ellos confeccionaron contratos ficticios para dar apariencia legal a la operación y eludieron pagar los impuestos correspondientes que superaban los 2.000 millones de pesetas.

Miguel Durán negó ayer las acusaciones formuladas contra él y aseguró que "se cargan las tintas sobre unos cuantos imputados para poder seguir haciéndole un juicio indirecto al propio (Silvio) Berlusconi". En un comunicado remitido a Europa Press, Durán considera que el fiscal "es parte interesada en el procedimiento" y que a lo largo de la causa "se han puesto muchas veces de manifiesto hechos y circunstancias que demuestran" su "inocencia total y absoluta", asícomo la del resto de imputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de febrero de 2003