La reforma electoral del PNV y EA puede aprobarse a tiempo para los comicios locales

La Mesa del Parlamento vasco admitió ayer a trámite la iniciativa, aunque le negó la urgencia

Los plazos parlamentarios de tramitación de la iniciativa para reformar la ley electoral foral presentada por el PNV y EA permiten que ésta sea debatida y aprobada a tiempo de ser aplicada en las elecciones municipales del 25 de mayo. Y ello a pesar de que la Mesa del Parlamento decidió ayer negarle el procedimiento de urgencia, ya que IU votó en contra. La vía ordinaria también permitiría su aprobación en un pleno en la última semana de marzo y la publicación el día 29, dos días antes del decreto de convocatoria de los comicios. Pero el obstáculo de IU sigue siendo clave: tendría que negarse a ampliar el plazo de enmiendas.

La propuesta dio ayer su primer paso con la admisión a trámite en la Mesa del Parlamento vasco. Pero también sufrió su primer contratiempo: vio denegado el procedimiento de urgencia que pedían sus proponentes. En ambas decisiones fue determinante el voto de IU, que tiene la secretaría segunda de la Mesa. Su representante, Kontxi Bilbao, votó con sus socios del PNV y EA en el Gobierno para la admisión a trámite, a la que se oponían el PP y el PSE, y con estas dos fuerzas para imponer el procedimiento ordinario en la tramitación.

Ayer mismo la iniciativa fue comunicada al Gobierno para que exprese su opinión favorable o desfavorable a la iniciativa. El portavoz, Josu Jon Imaz, indicó que el ejecutivo no tiene criterio definido, debido a las diferencias entre sus integrantes, por lo que no se manifestará en un sentido ni en otro. Es de prever que esta posición sea comunicada esta misma semana para no dilatar los plazos.

Según las previsiones de la secretaria segunda de la Mesa, Kontxi Bilbao, este organismo volverá a ver la iniciativa con la respuesta del Gobierno el próximo martes día 11, con lo que ésta podría incluirse en el pleno de día 21. "Si ese pleno la toma en consideración, se abrirá un plazo hasta el 15 de marzo para la presentación de enmiendas y en la semana del 17 al 21 se podría debatir en comisión. El dictamen de ésta podría verse en pleno el 27 de marzo y, de resultar aprobada, la modificación de la ley se publicaría en el boletín del 29 de marzo, es decir, dos días antes del decreto de convocatoria de las elecciones municipales", explicó Bilbao a este periódico.

Sin embargo, la fragilidad de la iniciativa queda patente en el hecho de que una simple petición de ampliación del plazo de enmiendas -normalmente de ocho días hábiles- haría ya prácticamente inviable su aprobación a tiempo de estar vigente para las elecciones de mayo. Si la iniciativa pasa el filtro de la toma en consideración en el pleno del día 21, lo que depende del voto de la suspendida Batasuna, es seguro que el PP o el PSE, o ambos, pedirán esa ampliación del plazo en la Mesa del Parlamento, donde IU decide en estos momentos. La representante de la coalición de izquierdas señaló a este periódico que su formación no se negará a esa ampliación, ya que es uso de la Cámara concederla.

Obstáculos

La iniciativa tiene, incluso si el procedimiento le permitiera salvar los plazos, otros obstáculos por superar y el principal es la minoría en que se encuentran los dos grupos nacionalistas que la han propuesto, frente a PP, PSE e IU, unidos coyunturalmente en contra de la modificación.

Por su parte, los portavoces de la suspendida Batasuna, Arnaldo Otegi y Antton Morcillo, anunciaron su voto contrario y la presentación de una propuesta alternativa en la fase de enmiendas. Sólo si el PNV y EA modifican su propuesta inicial en el sentido que plantean los radicales -que no están de acuerdo con la distribución de escaños sugerida- estos le darían su voto. Morcillo dijo que el PNV y EA han distribuido los escaños de las Juntas Generales mirando primero dónde obtiene ellos sus mejores resultados. "Sólo así se entiende que a comarcas con la misma población le otorguen diferente representación", dijo. "No entraremos en el juego del PNV y EA. Sería de tontos". Morcillo descartó la abstención de su grupo si no hay un acuerdo sobre una diferente distribución de los escaños con los dos partidos nacionalistas.

Tanto el representante de EA en la Mesa del Parlamento y secretario general de este partido, Gorka Knörr, como el propio portavoz del Gobierno, empeñaron su palabra en la negativa a abrir el diálogo sobre la iniciativa con los radicales. Knörr negó que el PNV y EA tengan ninguna intención de negociar con el grupo parlamentario de la formación suspendida. "Lo hemos comprometido con nuestros electores y nuestra posición es clara, rotunda y transparente", dijo.

En ese mismo sentido se expresó el portavoz del Gobierno, Josu Jon Imaz, quien descartó cualquier acuerdo con Batasuna para sacar adelante la propuesta del PNV y EA y recordó que ése es un compromiso "programático" de ambos partidos.

Por contra, el diputado general de Álava, Ramón Rabanera(PP), se mostró convencido de que el PNV e incluso el lehendakari, Juan José Ibarretxe, han hablado ya con la suspendida Batasuna sobre el proyecto de reforma que permitiría a los nacionalistas recuperar posiciones en Álava."Tienen que contar con su apoyo para sacarla adelante", argumentó, informa Pedro González de Viñaspre.

Reunión de la Mesa del Parlamento vasco ayer en Vitoria para decidir sobre la reforma electoral.
Reunión de la Mesa del Parlamento vasco ayer en Vitoria para decidir sobre la reforma electoral.PRADIP J. PHANSE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS