Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento vertió 250.000 kilos de sal para quitar las placas de hielo

Protección Ciudadana mantiene el nivel cero del Plan de Inclemencias Invernales

Madrid se levantó ayer cubierto por un fino manto de nieve que no consiguió superar los primeros rayos del sol. Las precipitaciones fueron más intensas en la sierra, por lo que la Dirección General de Protección Ciudadana mantiene activado el nivel cero del Plan de Inclemencias Invernales. La Concejalía de Limpieza Urbana de la capital distribuyó 250 toneladas de sal para evitar la formación de placas de hielo en la ciudad.

A causa de las condiciones meteorológicas adversas, la Dirección General de Protección Ciudadana sigue recomendando hoy prudencia a los conductores que circulen por las carreteras de la región. Se esperan vientos de más de 60 kilómetros por hora en la capital, de más de 75 kilómetros en la zonas bajas de la sierra y de más de 90 kilómetros por hora en las áreas de montaña situadas por encima de 1.500 metros.

La nieve caída ayer en la región y las bajas temperaturas propiciaron la aparición de numerosas placas de hielo en las carreteras secundarias de la Comunidad de Madrid, especialmente en la zona de la sierra. A primera hora de ayer, todos los puertos de la región precisaban el uso de cadenas, salvo el de Navacerrada, aunque aquí se debía circular con precaución. Además, los puertos de montaña de Navafría (M-637) y La Morcuera (M-611) quedaron cerrados al tráfico y la nieve obligó a extremar las precauciones en la N-I (Madrid-Burgos), a su paso por La Cabrera.

Así, a pesar de que las previsiones meteorológicas indicaban que había pocas posibilidades de que nevase en Madrid, los copos de nieve cayeron de madrugada, lo que obligó a los servicios municipales a luchar contra las placas de hielo durante toda la mañana.

El Servicio de Limpieza Urgente (Selur) tuvo que realizar 154 actuaciones. Vertió sal en los principales ejes y vías de acceso a la ciudad y distribuyó sal en hospitales, intercambiadores de transportes, dependencias de los servicios sanitarios, bomberos y policía.

Por su parte, los Bomberos de la Comunidad de Madrid tuvieron que realizar 60 salidas a causa del frío, el viento y la nieve. Retiraron árboles caídos en la vía pública o sobre vehículos y sanearon cornisas y tejados que podían desprenderse a causa del viento.

En el operativo nocturno contra el hielo y la nieve participaron 250 personas, 35 camiones distribuidores de sal, 29 vehículos de apoyo y 250 toneladas de sal (37 distribuidas por el Selur) para conseguir que tanto peatones como vehículos pudieran transitar por la ciudad sin peligro de deslizamientos.

Ante la posibilidad de que se repitan las nevadas y se formen placas de hielo, Protección Ciudadana recomienda a los conductores que lleven la iluminación adecuada, que moderen la velocidad, aumenten la distancia de seguridad entre los vehículos y que eviten frenazos bruscos y giros violentos. Tráfico aconseja también que los coches vayan provistos de cadenas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de febrero de 2003