Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anulada la reunión de diputados con el embajador de EE UU sobre Irak

El presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso, Jesús Posada (PP), comunicó el miércoles pasado por teléfono al embajador de Estados Unidos en España, George Argyros, que no le parecía "oportuno" celebrar una comida en la sede diplomática, promovida por el propio embajador, con los portavoces de los grupos parlamentarios en dicha comisión para exponer la posición de su país en el contencioso con Irak.

Posada manifestó ayer que había recibido la invitación del embajador en su condición de presidente de la comisión. En su opinión, un intercambio de opiniones con el representante de EE UU puede ser "interesante y conveniente", pero en cambio considera poco adecuada la forma elegida, una reunión con representantes de todos los grupos parlamentarios y en la sede de la embajada. Posada se mostró abiertamente favorable a mantener el encuentro, pero cada uno por separado, con carácter bilateral. Así opinan también el PSOE e IU.

La invitación del embajador a la Mesa y a los portavoces de la Comisión de Exteriores creó c

ierta confusión. Los grupos de la izquierda, singularmente PSOE e IU, consideraron improcedente mantener un almuerzo en la residencia del embajador el 6 de febrero, aunque sí estarían dispuesto a reuniones bilaterales, mano a mano, o a que el representante de EE UU celebrara una reunión formal con la comisión parlamentaria en el Congreso. Por el contrario, los representantes del PP, CiU y PNV estaban dispuestos a aceptar la invitación. El ex ministro Posada resolvió, finalmente, aconsejar al embajador que cancelara la comida y buscara otro modo de encuentro.

Pruebas contra Irak

El embajador estadounidense cursó la invitación para que en su residencia los portavoces parlamentarios pudieran intercambiar con él puntos de vista un día después de que EE UU presente las pruebas que, según George Bush, demuestran que el régimen iraquí oculta armas químicas. El PSOE, según su portavoz de Exteriores y responsable de Política Internacional, Manuel Marín, señaló su disposición a mantener un encuentro bilateral con Argyros "en la línea de las numerosas reuniones que tenemos estos días con otros muchos embajadores". Pero Marín considera "inusual e inadecuada" la forma elegida, todos los portavoces parlamentarios juntos discutiendo en presencia del embajador.

El portavoz de CiU, Ignasi Guardans, mantenía una posición diferente: "Yo sí iría a esa convocatoria, porque forma parte de mis obligaciones y no es la primera vez que acudimos a una invitación de este tipo (...) Pero no sólo para escuchar, sino para que él también sepa lo que opina el Parlamento español, que mayoritariamente está en contra de la guerra", precisó.

En el otro extremo, IU estimó "humillante" trasladar "la soberanía popular de España a la embajada de Estados Unidos". El portavoz del Partido Nacionalista Vasco, Iñaki Anasagasti, aseguró que él sí estaba dispuesto a acudir a la cita con el embajador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de febrero de 2003