Los colombianos suponen el 25% de los inmigrantes que llegan con contrato

Una cuarta parte (344) de los 1.326 inmigrantes llegados el año pasado a Madrid a través del contingente (un número de trabajadores extranjeros que el Gobierno permite traer cada año desde sus países) eran colombianos. Les siguen, por número de contrataciones, los ecuatorianos (227) y los dominicanos (219).

La patronal había solicitado poder traer a 2.285 inmigrantes para cubrir puestos que no se llenan con mano de obra local. Pero, finalmente, sólo se formalizaron 1.326 contratos, el 61% para puestos estables y el resto temporales (de 6 a 12 meses).

La mayoría de los contratos estables se han suscrito con ciudadanos de países como Colombia, Ecuador, República Dominicana, Polonia y Rumania, con los que España tiene firmados convenios. Estos inmigrantes han encontrado empleo en grandes superficies comerciales, en la hostelería, las artes gráficas y el servicio doméstico. Los contratos temporales son para la industria, la construcción y los servicios y se han firmado con inmigrantes (el 95% hombres) de países como Perú (110); Cuba (82); Bulgaria (63); Rumania (43), Argentina (37) y Eslovenia (30).

Este año el Gobierno ha permitido a los empresarios madrileños contratar en origen a otros 2.910 extranjeros, todos para empleos estables. De ellos 801 estarán destinados a los servicios (358 al empleo doméstico); 772 a la hostelería; 608 al comercio; 391 a los transportes; 271 a la construcción y 67 a la industria maderera.

Selección en origen

En este sistema de cupos o contingentes son las organizaciones empresariales las que acuden a buscar empleados a diferentes países. Una vez efectuada la selección la empresa firma el contrato con el trabajador y éste viaja a España con un permiso laboral y de residencia. Para el servicio doméstico se realiza una preselección en el país de origen pero el contrato se suscribe en Madrid ya que el empleador quiere conocer a la persona que va a cuidar de sus hijos o mayores.

CCOO y UGT consideran que los puestos de trabajo que se cubren con el contingente no se llenan con mano de obra local porque ofrecen salarios largos y jornadas largas o penosas. Según UGT algunos inmigrantes llegados este año han tenido dificultades para conseguir un alojamiento digno con el sueldo que cobraban. El consejero de Trabajo, Luis Peral, discrepa: "Son empleos regulados por convenios colectivos negociados por los sindicatos. No es raro que no se cubran con mano de obra local porque el paro en la región ha descendido al 5% entre los hombres y al 10% entre las mujeres".

Paradójicamente, mientras los empresarios viajan a otros países en busca de trabajadores en Madrid viven miles de inmigrantes sin papeles a los que no pueden contratar: carecen de permiso de trabajo y residencia y el Gobierno les ha cerrado todas las vías para obtenerlo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción