La Generalitat estudia dar ayudas al Lluçanès tras el cierre de Puigneró

La Generalitat quiere implicarse de lleno en la reindustrialización del Lluçanès y el mismo consejero de Trabajo, Antoni Fernández Teixidó, desembarcó ayer en Prats de Lluçanès para asistir a la constitución de la mesa para la industrialización y la ocupación de esta subcomarca. El cierre de la fábrica de Hilados y Tejidos Puigneró, SA, que ha dejado sin trabajo a 237 personas, ha sido el desencadenante de la creación de esta mesa, que se considera vital en una zona donde las comunicaciones y las ofertas de trabajo son deficitarias.

Los ejes principales de trabajo de la mesa de la reindustrialización del Lluçanès serán tres, y entre ellos está el compromiso de potenciar las ayudas o subvenciones a las empresas, ya existentes o nuevas, que quieran invertir en esta subcomarca. Ante todo, técnicos del Instituto Catalán del Suelo (Incasol), dependiente de la Generalitat, visitarán las naves de Puigneró para estudiar posibles nuevos usos, así como la situación jurídica de los terrenos para que el Incasol pueda adquirirlos. Finalmente, se potenciarán líneas de formación para los trabajadores. Asimismo, Fernández Teixidó anunció una iniciativa de mayor envergadura: la creación de un Plan Estratégico del Lluçanès que garantice una nueva etapa de crecimiento de la zona.

Forzados por una situación ya irremediable, el cierre de la fábrica de Puigneró, las instituciones se han puesto manos a la obra para dar una oportunidad laboral a los 237 trabajadores despedidos, 160 de los cuales son mujeres cuya edad roza los 45 años, uno de los segmentos de población más importante en las listas del desempleo.

"No es cuestión sencilla"

Pese a las expectativas que abre esta mesa de reindustrialización, similar a la que se emprendió ante el cierre de Lear en Cervera, el consejero Fernández Teixidó alertó que afrontaba esta empresa con "cautela, prudencia y moderación porque no es una cuestión sencilla y no quiero crear falsas expectativas".

El consejero de Industria y Trabajo destacó que una de las primeras actuaciones para atraer los inversores al Lluçanès tiene que ser la mejora de las comunicaciones viarias, unas infraestructuras que ya estaban previstas desde hace meses, explica el consejero. Por su parte, los sindicatos destacaron la capacidad de movilización de los trabajadores como factor importante para forzar la creación de la mesa de reindustrialización. Esta mesa está constituida por los alcaldes de los municipios del Lluçanès, representantes sindicales de Comisiones Obreras y UGT-SICO, la Asociación de Empresarios de Osona, el Consejo Comarcal y el Departamento de Trabajo de la Generalitat.

Las partes implicadas volverán a reunirse el próximo día 28 de febrero para concretar los acuerdos tomados ayer y establecer un calendario de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 28 de enero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50