Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bilbao prorroga dos años la contrata de limpieza, que concluía en mayo

El Ayuntamiento alega la dificultad de preparar un nuevo concurso antes de las elecciones

El Ayuntamiento de Bilbao ha decidido prorrogar por dos años el servicio de limpieza y recogida de basuras, en vez de convocar el concurso previsto para mayo, alegando la inminencia de las elecciones y las modificaciones que debe realizar el vertedero de Artigas. Este servicio, contratado hace ya diez años, proporciona a su adjudicataria, la constructora FCC, más de 28 millones de euros al año. Una multinacional alemana había anunciado su deseo de concurrir al nuevo concurso.

El Consistorio aprobó en un reciente pleno un informe para la prórroga del contrato actual, que comprende la limpieza de las calles de Bilbao y la recogida de basuras para su traslado al vertedero municipal de Artigas. Dicho contrato finalizaba el 31 de mayo y debía convocarse un nuevo concurso. Sin embargo, el concurso público de un servicio que se adjudicó hace ya diez años deberá esperar aún otros dos más. El Ayuntamiento bilbaíno lo ha justificado por la imposibilidad de tramitarlo antes del cambio de corporación, que tendrá lugar tras las elecciones de mayo. Un informe del área municipal de Obras y Servicios dice que se puede dar la "paradoja de que una nueva corporación se vea obligada a contratar un servicio de esta envergadura con unos criterios diferentes a los que el nuevo equipo de gobierno pudiera plantear".

Incertidumbres

Junto a ello se ha argumentado la necesidad de la adecuación del vertedero de Artigas a la nueva directiva comunitaria, que impone estrictas condiciones para el mantenimiento de los actuales basureros, como planes de reducción de la contaminación, vigilancia y control, e incluso la gestión del vertedero durante 30 años después de su cierre. "Estas posibles modificaciones, así como el plazo que puede tardarse en la aprobación de este documento, supone una incertidumbre que afecta al nuevo contrato, previéndose que esta incertidumbre quedará resuelta en un plazo de un año", señala el escrito de Obras.

El consistorio añade que en dos años dejarán de verter en Artigas las basuras de la Margen Izquierda, "lo cual implicará una modificación del servicio que actualmente se presta", y ha aducido que la prórroga permitirá a la adjudicataria una "capacidad inversora" de casi cuatro millones de euros. Tendrá que destinarse "a la renovación del parque de maquinaria obsoleto, así como a la adecuación mínima necesaria del vertedero".

La decisión municipal retrasa la intención de la multinacional alemana Trienekens, dedicada a la industria medioambiental y con más de 80 plantas repartidas por Europa y Asia, de pugnar por este servicio. La compañía había anunciado su intención de concurrir al concurso previsto para este año. Pese a la prórroga, un portavoz oficial anunció que se mantiene la idea de entrar en este negocio y que concurrirán al concurso anunciado para 2005. Trienekens, con una facturación anual de 1.200 millones de euros, tiene en Euskadi (Amorebieta y Vitoria) dos plantas de reciclaje de papel y envases.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de enero de 2003