Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas critican la falta de conservación del patrimonio de los institutos

La comisión de Educación y Cultura de las Cortes Valencianas aprobó por unanimidad, en junio de 2001, una proposición no de ley presentada por el grupo socialista para la conservación y catalogación del patrimonio de los institutos de secundaria valencianos más antiguos: Luis Vives de Valencia, Francisco Ribalta de Castellón y Jorge Juan de Alicante. "El pasado mes de julio al ver que no se había hecho nada pedí cuentas de lo que se había realizado hasta ahora sin ningún éxito", argumenta la diputada socialista María Dolores Mollà quien defendió la propuesta con especial interés por dirigir entonces el IES Jorge Juan. La historia se remonta a noviembre de 2000 cuando Mollà formuló una pregunta sobre el patrimonio cultural de los centros educativos valencianos que la Consejería de Cultura tenía inventariados. Al observar que en la relación no se encontraban los bienes culturales de los tres institutos decanos de la Comunidad Valenciana presentó la proposición no de ley.

La diputada exige que la Consejería de Cultura, Educación y Ciencia, de la que depende los centros de secundaria cumpla con la de junio de 1998, del patrimonio cultural valenciano, cuya conservación y enriquecimiento corresponde a las instituciones y los poderes públicos que lo representan, tal y como se acordó cuando elevó la proposición no de ley. Entonces el PP introdujo una enmienda transaccional para que los ayuntamientos impulsaran la tramitación de los expedientes que permitiera completar las diversas figuras de protección recogidas en la ley.

Mollà insiste en que "en el siglo XIX los institutos de segunda enseñanza eran unos centros de ciencia y de cultura que en la mayoría de veces hacían el papel de universidades". La docente y diputada alerta de estos centros que rebasan los 150 años de historia "han perdido y perderán muchas colecciones por falta de medios, abandono y olvido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de enero de 2003