CAMBIOS EN LA POLÍTICA AGRARIA

Los representantes de España rechazan el plan de reforma de la Política Agrícola Común

La propuesta de la Comisión recorta las ayudas directas entre un 12,5% y un 19%

El segundo intento de reforma propuesto por Bruselas tampoco ha gustado al Gobierno español, las organizaciones agrarias y las cooperativas. Otro gran país agrícola europeo, Francia, ya le ha dedicado duras críticas también. La Comisión Europea presentó ayer su nuevo plan, no muy diferente del primero, que insiste en desvincular las ayudas directas al campo de la producción para evitar los excedentes. El otro gran eje de la reforma, el recorte de esas ayudas, se ha moderado. Lejos de aquel recorte propuesto del 20% para 2012, ahora se pide un 12,5% para las explotaciones de tamaño medio y un 19% sólo para las más grandes.

Más información

La desvinculación de las ayudas se pondría en marcha en 2004 y es uno de los asuntos más espinosos. Tampoco el recorte le gusta a Arias Cañete, y ello a pesar de que el Gobierno español aplaudió el acuerdo franco-alemán de octubre pasado de congelar el presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC), limitando su crecimiento anual en un 1% a partir de 2006, claramente por debajo de la inflación. La reforma afecta a 953.000 agricultores en los Quince, de los que 163.000 corresponden a España.

El Gobierno español apoyaba la posibilidad de una modulación discreta y un desacoplamiento parcial de las ayudas. Arias ha reiterado su decisión de iniciar una ofensiva diplomática para bloquear la reforma y en esa línea pretende la formación de un grupo con Grecia, Italia y Portugal. El sector se opone en pleno tanto a las medidas de carácter general (modulación de ayudas o el desacoplamiento de las subvenciones) como a las propuestas para la modificación de las Organizaciones Comunes de Mercado (OCM) de herbáceos, arroz, vacuno, ovino y caprino, forrajes, frutos secos o leche.

Los servicios de Bruselas aseguran que la propuesta tiene ahora mayor legitimidad porque se adapta al acuerdo adoptado por la UE consistente en reducir el presupuesto, en aplicar la misma política para más países: 25 a partir de 2004. Fischler cree que la reforma propuesta es "un buen negocio para España" porque parte del recorte de las ayudas retornarán especialmente a países con un bajo nivel de agricultura intensiva, como España, y zonas pobres o de difícil cultivo.

La última palabra la tienen los gobiernos de la UE, que hicieron caso omiso de la primera propuesta de la Comisión de julio pasado, pero sí han ratificado la necesidad de limitar el presupuesto de la PAC (44.000 millones de euros anuales, casi el 45% del total de la UE) y apoyar el desarrollo rural. Éstos son los puntos fundamentales de la propuesta:

- Reducción de ayudas directas. Son el grueso de la PAC (unos 30.000 millones anuales). La Comisión propone empezar a recortarlas en 2006 sólo para las explotaciones medianas y grandes. Las medianas (que reciben de 5.000 a 50.000 euros al año de subvenciones) terminarán en 2012 percibiendo un 12,5% menos. Las grandes (más de 50.000) verán recortadas sus ayudas un 19%. Las más pequeñas (menos de 5.000) están exentas de recorte. Con tales recortes se logra un 6% para desarrollo rural y otro tanto para costear las reformas del arroz, el trigo duro, las patatas y los forrajes desecados.

- Una prima por explotación. Bruselas quiere simplificar la maraña de primas y establecer una sola ayuda anual por explotación. El dinero que perciban se establecerá en base a lo que recibieron de 2000 a 2002. A partir de ahí lo recibirán por otros conceptos.

- Desincentivar la sobreproducción. Las ayudas se vincularían a partir de 2004 a conceptos diferentes a la producción. De esa manera, el agricultor elegirá los productos más rentables, no los más subvencionados, y se evitarán los excedentes.

- Nuevos compromisos. Para mantener la ayuda directa o aumentarla, los agricultores deberán respetar el medio ambiente, fomentar la seguridad alimentaria, el bienestar animal, la seguridad y la higiene en el trabajo y comprometerse a mantener su explotación en buenas condiciones agronómicas.

- Fomentar el desarrollo rural. Este capítulo contará con más dinero. Un 6% de los recortes anunciados se desviará hacia el desarrollo rural, lo que generará un flujo adicional en 2012 de 1.480 millones de euros. Habrá nuevas medidas para promover la calidad de los productos y el bienestar animal y ayudar a los agricultores a cumplir los estándares de producción.

- Recorte en los cereales. Bruselas propone una reducción del 5% en los cereales para disminuir el precio de intervención a 95,35 euros por tonelada a partir del ejercicio 2004-2005 para evitar que siga habiendo excedentes.

- Prolongar las cuotas lácteas. Una más amplia y acelerada reforma de los lácteos con reducciones de los precios diferenciados para la mantequilla y la leche en polvo desnatada y el mantenimiento de las cuotas lácteas hasta 2014-2015.

El comisario europeo de Agricultura, Franz Fischler, durante la presentación ayer de la reforma.
El comisario europeo de Agricultura, Franz Fischler, durante la presentación ayer de la reforma.ASSOCIATED PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción