El enfrentamiento continuará en la calle y en las salas de justicia

Tras la decisión que suspendería el referéndum del 2 de febrero se espera que el enfrentamiento continúe tanto en el campo jurídico como en el político. En el ámbito legal, el Tribunal Supremo debe considerar, en primer lugar, el aspecto de fondo del recurso, pues la medida inicial es de carácter cautelar, es decir, que se toma para evitar daños a los derechos constitucionales del demandante y permitir la revisión profunda del caso. Esto ameritará una audiencia oral en la que Gobierno y oposición expondrán sus argumentos y los magistrados resolverán de manera definitiva si se realiza o no la consulta.

En ese mismo terreno, la más alta corte venezolana tendrá que estudiar otros tres recursos en contra del referéndum, relativos a su supuesta inconstitucionalidad y a la ilegalidad de las decisiones del Consejo Nacional Electoral.

Más información

Más allá de lo jurídico está la pelea política, que se ha tornado feroz. El Gobierno, que ha resistido 45 días de paro, rechaza de manera terminante el referéndum, hasta el punto de que el presidente, Hugo Chávez, ha afirmado que ni siquiera en el caso de que el 90% votara a favor de su dimisión renunciaría al cargo. La lucha tiene un escenario clave en las finanzas, pues el Ejecutivo se niega a otorgar recursos alegando que el referéndum es ilegal. Además, cuestiona a la oposición, que ha paralizado la industria petrolera y ha llamado a los ciudadanos a la desobediencia tributaria mientras exige dinero público para los comicios.

Pero la arena más temible es la de la calle, donde centenares de miles de venezolanos de la oposición han estado protestando bajo los lemas "Elecciones ya" y "Vamos a contarnos". La reacción de esa enorme masa humana ante la frustración de esta expectativa es, por decir lo menos, impredecible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de enero de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50