Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Jaime Burguillos, uno de los máximos representantes de la abstracción

El pintor sevillano Jaime Burguillos falleció la noche del pasado jueves en la capital andaluza a los 72 años. Burguillos, uno de los máximos representantes de la abstracción española, sufrió un infarto cerebral el pasado mes de agosto, del que no se recuperó. El artista, nacido en 1930 en la calle del Aire, dedicó toda su vida a la pintura. Su obra forma parte de importantes colecciones, como las del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, el Centro Nacional de Arte Reina Sofía, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, el Banco de España y las fundaciones Juan March y La Caixa. El cadáver del pintor sevillano será incinerado el próximo lunes por la mañana en el cementerio de San Fernando, en Sevilla.

Jaime Burguillos comenzó a trabajar dentro del realismo social a finales de los años cincuenta para instalarse a principios de los sesenta en una abstracción sutil y muy personal que no abandonará a lo largo de toda su carrera. El artista realizó su primera exposición individual en 1958 en la Galería La Rábida, de Sevilla. Durante esos años contactó con el llamado Grupo de Cuenca, que abrió los ojos a la abstracción a un grupo de artistas andaluces, entre los que también se encuentran José Ramón Sierra, Juan Suárez, Gerardo Delgado, Juan F. Lacomba e Ignacio Tovar.

Su pintura, igual que su propia personalidad, es una abstracción afable, relajada, sin estridencias, en las que la luz y el color predominan sobre la forma. "La vida va transcurriendo, y en cada momento se descubren cosas, se consiguen otras, y otras, en fin, encuentran soluciones. Es como una escalera en la que se van subiendo peldaños", decía el propio Jaime Burguillos en el catálogo de una exposición retrospectiva que le dedicó la Fundación El Monte en 1995. Su última individual pudo verse en mayo de 2002 en la galería Rafael Ortiz, de Sevilla, con quien trabajaba desde hace más de una década. "Ha sido uno de los mejores pintores contemporáneos sevillanos. Una figura con una importante proyección nacional e internacional", comentó ayer Rafael Ortiz. Sus pinturas, un remanso de paz para la vista, son como un espejo que devuelve el reflejo de su autor.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de enero de 2003