Investigación en Polonia por un escándalo que afecta al Gobierno y a un editor

El director del mayor diario polaco, Gazeta Wyborcza, Adam Michnik, declaró ayer como testigo en la investigación que la Fiscalía de Varsovia está realizando por un presunto intento de chantaje al periodista a cambio de favores del Gobierno en la legislación sobre propiedad de medios de comunicación.

Los hechos se remontan a julio de 2002. Por aquel entonces, el Gobierno polaco y Gazeta se encontraban enfrentados ante la elaboración de un proyecto de ley que pretendía prohibir a los propietarios de periódicos la adquisición de televisiones privadas y reforzaba considerablemente el papel de la televisión pública. Lew Rywin, el productor más conocido del cine polaco, contactó con el director de Gazeta y le aseguró que la ley sería modificara para que el periódico pudiera adquirir la cadena privada que pretendía, Polsat. A cambio, Rywin exigió 17,5 millones de euros, aproximadamente el 5% del valor de la cadena televisiva. El dinero debía ser entregado a la productora Heritage, aunque en la práctica, según el cineasta, irían a parar a la financiación del partido socialdemócrata del primer ministro Leszek Miller. Adam Michnik, grabó la conversación y relató los hechos al primer ministro polaco, quien negó toda relación con el supuesto emisario.

Gazeta ha publicado la historia seis meses después y el ministro de Justicia ha decidido abrir una investigación oficial sobre el asunto. Según el primer ministro, el productor Lew Rywin "se ha vuelto loco por el dinero". Rywin es, entre otras películas, coproductor de La Lista de Schindler y el El Pianista.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS