50 millones de armas en un país de estructura tribal

Yemen, considerado por Washington uno de los países donde el líder de la red Al Qaeda, Osama Bin Laden, puede tener parte de su estructura, está situado al suroeste de la península Arábiga, limita al norte con Arabia Saudí, al este con Omán y con el mar Rojo al oeste.

El 77% de sus 18,6 millones de habitantes vive en el campo, y en la capital, Saná, viven unos dos millones de yemeníes. La lengua oficial es el árabe y un 33% de los hombres y el 76% de las mujeres son analfabetos. En el país hay unos 50 millones de armas de fuego en manos privadas, pese a las medidas adoptadas por el Gobierno para reducir su número.

La mayoría de los yemeníes son musulmanes suníes, aunque en el noreste dominan los shiíes moderados. Con una estructura social tribal (sobre todo en el norte del país), las tribus bakil y hached son las más importantes. Estos grupos controlan grandes extensiones del territorio norteño, desobedecen a la autoridad central y disponen de un Ejército de 100.000 hombres.

El general Ali Abdalá Salé preside el país, en el que 301 diputados componen un Parlamento bicameral. Unos 12 partidos participan en la vida política del país, encabezada por el Congreso General del Pueblo (CGP), en el poder. En la oposición figura el Partido Socialista (PS) yemení, cuyo número dos, Garalá Omar, fue asesinado el pasado sábado por un presunto integrista islámico en Saná, en un nuevo acto de violencia de los cometidos este año en el país.

Yemen es uno de los países más pobres de todo el mundo árabe. Acumula una deuda externa de 4.800 millones de dólares y tiene una renta per cápita de 370 dólares al año. En 1995, el Gobierno yemení puso en marcha un plan de ajuste estructural, impuesto por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. La producción de petróleo es la principal fuente de ingresos del país. Los 475.000 barriles diarios producidos en el país, representan el 70% de sus ingresos. Yemen no forma parte de la OPEP.

Un país dividido

La antigua República Árabe de Yemen (norte) obtuvo la independencia del Imperio otomano en 1918. El Reino Unido, que había establecido un protectorado en torno al puerto sureño de Aden, en el siglo XIX, se retiró en 1967 de lo que más tardé pasó a ser Yemen del Sur.

Años después, el éxodo masivo de miles de yemeníes del Sur al Norte contribuyó al mantenimiento de dos décadas de hostilidades entre los dos Estados, que decidieron voluntariamente unirse y constituir la República de Yemen el día 22 de mayo de 1990. A pesar de ello, entre mayo y julio de 1994, los antiguos bandos mantuvieron una guerra civil abierta, que arrasó el país y que terminó con la victoria del Norte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 30 de diciembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50