Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 14 muertos en un motín carcelario en Guatemala

En una noche de horror, entre 14 y 17 prisioneros fueron decapitados y posteriormente sus cuerpos quemados por sus compañeros, todos reos de alta peligrosidad condenados en primera instancia en Guatemala por delitos como secuestro y asesinato. El motín ocurrió en la cárcel conocida como Pavoncito, a 17 kilómetros de la capital de Guatemala. Su epílogo fue, si cabe, todavía más espantoso: a última hora de la tarde del miércoles, las autoridades de Gobernación firmaron un pliego de peticiones donde accedían a las demandas de los reos.

El motín comenzó al mediodía del lunes y los detenidos reclamaban mejoras en la alimentación, a la vez que denunciaban malos tratos por parte de la guardia y privilegios para uno de los detenidos, Julio César Raymundo Beteta (primo de Noel de Jesús Beteta, miembro del tenebroso Estado Mayor Presidencial, EMP, condenado a 30 años por el asesinato de la antropóloga Mirna Mack). Según los amotinados, Beteta disfrutaba del monopolio del contrabando de licor y drogas en el penal con la complicidad de la Guardia de Prisiones. Hasta la tarde de ayer no se sabía el número de víctimas del motín, mientras la angustia se apoderaba de los familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de diciembre de 2002