Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pacta con las empresas el inicio del móvil UMTS en 2004

Las operadoras invertirán 1.464 millones en 2003 a cambio de 6.000 millones menos en avales

El ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, firmó ayer la paz con los operadores de móviles, arrancando el compromiso de que la nueva telefonía móvil (UMTS), que permitirá la transmisión de vídeos, se lanzará comercialmente en el verano de 2004. España se convertirá de esta forma en uno de los primeros países en implantar esta tecnología, que debía haber estado lista en 2001. Tras el pacto, las compañías se comprometen a invertir 1.464 millones de euros en 2003 a cambio de ver reducidos los avales que pesan sobre las licencias en 6.000 millones.

Tras dos intentos fallidos, el Gobierno deseaba amarrar esta vez los plazos para la entrada en servicio de la telefonía de tercera generación (UMTS). Esta tecnología permitirá transmitir vídeos y la navegación rápida por Internet. Las licencias se adjudicaron en marzo de 2000 a Telefónica Móviles, Vodafone, Amena y Xfera.

Después de más de dos meses de duras negociaciones entre el Ministerio de Ciencia y Tecnología y las cuatro compañías de móviles, el acuerdo firmado ayer incluye el compromiso de las operadoras de desplegar la red e invertir en el desarrollo de servicios para realizar las primeras pruebas del móvil multimedia a lo largo del segundo semestre de 2003 y alcanzar su pleno desarrollo comercial en el verano de 2004.

Caída de la inversión

El Ejecutivo ha querido utilizar este acuerdo, además, para romper la tendencia e impedir que la inversión en el sector de telecomunicaciones caiga en España por tercer año consecutivo. Por ello, obliga a las compañías a garantizar inversiones de 1.464 millones de euros en 2003, lo que supone un aumento del 20% respecto a este ejercicio. Posteriormente, operadoras y Ministerio negociarán las inversiones para ejercicios sucesivos pero con el compromiso de mantenerse en la línea de lo acordado inicialmente (16.296 millones en 10 años).

Como compensación, el Ejecutivo reduce los avales que pesan sobre las compañías que ganaron las licencias desde 7.408 hasta 1.310 millones de euros, a través de un denominado aval flotante (un único aval que se va renovando a medida que se cumplen los compromisos y que de no cumplirse se ejecuta, obligando a las operadoras a reponerlo).

Para concretar el acuerdo será necesaria una reforma legislativa que modifique los términos de la concesión de las licencias, aunque el Ejecutivo confía en que esta modificación no acarree ninguna reclamación por parte de los consorcios que perdieron el concurso, ya que cuenta con precedentes, según aseguró el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Carlos López Blanco. Piqué precisó que esa reforma irá en la línea de la "flexibilización" de las exigencias, tanto desde el punto de vista tecnológico (al usuario se le garantizan unos servicios, independientemente de la plataforma tecnológica) como de los compromisos de despliegue de red. En este sentido, el Gobierno está a dispuesto a permitir que las compañías compartan infraestructuras, de modo que no haya que construir cuatro redes de antenas diferentes. Las operadoras ya negocian acuerdos para zonas no urbanas.

Al acuerdo también se ha sumado Xfera, el operador participado por ACS y FCC-Vivendi, que anunció la congelación de su actividad en octubre de 2001. Piqué entiende que, con la firma del pacto, Xfera ha reactivado su proyecto, y recordó que puede comenzar a dar servicio cuando quiera gracias al acuerdo que tiene con Vodafone para utilizar su red. Según fuentes de la empresa, el pacto con el Gobierno permitirá "mejorar su situación financiera y acometer el proyecto en mejores condiciones que las que había hasta ahora", informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de diciembre de 2002