Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desembalsan un millón de litros de agua del Rumblar para paliar la contaminación

El consorcio del Rumblar tiene ya localizado el foco contaminante que el pasado viernes obligó a Salud a prohibir el consumo de agua potable para ocho municipios de Jaén, con una población de casi 84.000 habitantes. El presidente del consorcio, Felipe Hueso, confirmó ayer que se ha pedido a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir el desembalse del millón de litros almacenados en esta represa (apenas un 1% de toda la capacidad del pantano del Rumblar) para eliminar este foco contaminante. El desembalse podría producirse hoy, después de que la Confederación comunicara ayer la medida a las comunidades de regantes que utilizan esta agua.

Los análisis remitidos por la Universidad de Granada han revelado que la zona con mayor concentración de los plaguicidas Simazina y Terbutilazina se encuentra en la represa existente en las inmediaciones de la planta de tratamiento, en el núcleo de Zocueca. De hecho, la prohibición de consumo de agua no afecta a Baños de la Encina, municipio cabecera del pantano y que se abastece desde de una captación diferente.

Mientras tanto, los responsables de Aguas Jaén, que es la empresa que gestiona el consorcio del Rumblar, han destacado los buenos resultados del tratamiento de choque aplicado contra los plaguicidas, y que consiste en la dosificación de carbono activo en polvo. Así, los análisis practicados en un laboratorio de la Universidad de Granada han constatado una concentración de Simazina de 0,09 microgramos, cuando el máximo autorizado por la legislación es de 0,1. Con todo, las autoridades sanitarias han reiterado que sólo el consumo en grandes cantidades de agua del Rumblar puede ocasionar problemas de salud. Aunque este primer análisis realizado ha dado resultados positivos, el consorcio mantendrá la prohibición de consumo hasta que hoy o mañana se conozcan los resultados de otra muestra enviada a un laboratorio homologado de Castellón. De momento, una flota de camiones cisterna sigue abasteciendo a los ocho municipios que dependen del Rumblar. El reparto se extiende también a hospitales, centros de salud y panaderías. Además, algunas almazaras de la comarca, en especial las que no disponen de pozos y aljibes propios, empezaron también a recibir agua de los camiones cisterna del consorcio para no verse obligadas a paralizar su actual proceso productivo de molturación oleícola.

Hueso apeló a la concienciación de las empresas que comercializan el plaguicida Simazina -que los agricultores usan como herbicida- a pesar de que su venta está prohibida desde el pasado enero. Su utilización por los agricultores ha provocado que el plaguicida llegue hasta el pantano del Rumblar a través de las escorrentías y arroyos provocadas por las últimas lluvias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de diciembre de 2002