La Generalitat licita la reforma de la carretera de Andorra tras 20 años de peticiones

La Generalitat ha licitado, después de más de veinte años de reclamaciones de los alcaldes de la zona, las obras de mejora del trazado de los 12 kilómetros de carretera de mayor siniestralidad de la red viaria catalana. Se trata de un tramo de curvas muy peligrosas que bordea el pantano de Oliana (Alt Urgell), entre esta población y Coll de Nargó, tristemente conocido por los numerosos accidentes de tráfico que en él se registran.

La C-14 o Eix del Segre es la principal vía de acceso a la comarca del Alt Urgell y al Principado de Andorra desde el llano de Lleida y Tarragona. Se calcula que cada día circulan por esta carretera unos 5.500 turismos y 1.000 camiones, cifra que se multiplica durante los fines de semana y periodos vacacionales. La Generalitat, titular de la carretera, la ha tenido olvidada durante los últimos años a pesar de que su mal estado aconsejaba la ejecución de obras de acondicionamiento con objeto de mejorar la fluidez y la seguridad del tráfico, algo que en cambio sí hizo en el Eix del Llobregat, que pasa por el túnel del Cadí, la vía más utilizada por los conductores procedentes de Barcelona.

La Dirección General de Carreteras de la Generalitat acaba de anunciar que la C-14 dejará de ser la cenicienta de las carreteras catalanas, para lo cual invertirá más de 66 millones de euros (11.000 millones de pesetas) entre los puntos kilométricos 144 y 156 de esta vía. Está previsto que las obras de mejora en este tramo se inicien el próximo verano y el plazo de ejecución será de 24 meses.

Cinco tramos

El proyecto consiste en el ensanchamiento de la vía actual de 7 a 10 metros, la eliminación de varias curvas y la construcción de tramos de nueva carretera para permitir una velocidad específica de 80 kilómetros por hora. Por razones técnicas y orográficas, la obra se dividirá en cinco tramos, que requerirán un tratamiento específico. Del proyecto destaca la construcción de cuatro puentes y viaductos que suman 742 metros, la perforación de 2.599 metros repartidos en cinco túneles (el más largo tendrá 937 metros) y la construcción de ocho muros de entre 32 y 148 metros de longitud.

El alcalde de La Seu d'Urgell, el socialista Joan Ganyet, ha manifestado que la licitación de este tramo de la C-14 es "una buena noticia para toda la comarca" y añadió que, después de tantas promesas verbales incumplidas por parte de la administración catalana, el consistorio que preside hará un seguimiento estricto de las obras para exigir su ejecución de acuerdo con los plazos anunciados. Según Ganyet, la mejora de la C-14 es clave para las comunicaciones entre el Pirineo y el resto del territorio, sobre todo ahora que se avecina la llegada del AVE a Lleida y está a punto de firmarse el convenio entre los gobiernos de España y Andorra para la reapertura del aeropuerto internacional de La Seu. "El Pirineo ha de subirse al AVE desde las dos estaciones, la de Lleida y la de Barcelona", subraya Ganyet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de diciembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50