Crítica:LIBROS PARA REGALAR
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Dinastía clásica

Más ideas inquietantes han arrojado las aguas de la literatura al Reino de Redonda a través de su nuevo huésped: sir Thomas Browne (1605-1682). Un escritor inglés poco divulgado en España que llega a esta isla real-literaria como su quinto miembro de honor. La llegada de Browne es a través de un libro en la editorial del mismo nombre del islote caribeño, creada por Javier Marías en 2000, cuya misión es continuar el mandato de sus antecesores: "Mantener viva la memoria del reino, de los anteriores monarcas y de la leyenda". Un reino al que el autor madrileño deja sentir sus primeros alientos en la novela Todas las almas y que luego da cuerpo en Negra espalda del tiempo.

La religión de un médico/El enterramiento en urnas es el título escogido de Browne para consolidar los pilares de esta isla. Un libro que recoge algunas de las principales reflexiones y temas del escritor inglés: la muerte y la inmortalidad; Dios y la religión, y el tiempo. Y, como niebla que serpentea entre estas ideas, la memoria. Todo con una prosa del siglo XVII que renovó el concepto de la palabra escrita al empezar a impregnarla de belleza y quitar la idea de que sólo era un mero vehículo transmisor de opiniones y pensamiento, recuerda Marías en la nota previa del libro.

LA RELIGIÓN DE UN MÉDICO/ EL ENTERRAMIENTO EN URNAS

Sir Thomas Browne. Nota previa, traducción y epílogo de Javier Marías Reino de Redonda. Madrid, 2002 356 páginas. 17,50 euros

Sir Thomas Browne llega a un Reino dominado por la literatura fantástica y de miedo. Un destino que comparte junto a los escritores Isak Dinesen, con su Ehrengard lleno de misterio; a Richmal Crompton, de quien se han editado Bruma y La morada maligna, novela en la que no se sabe si el germen del mal crece en una casa o en quienes la habitan, y a M. P. Shiel, con La mujer de Huguenin. Precisamente es con Shiel con quien nace esta dinastía literaria. Fue hace 102 años, en 1880, cuando tenía 15 años y se llamaba Matthew Phipps, entonces su padre en un rapto de delirio lo proclamó rey de un islote de Antigua, situado en algún descanso del oleaje entre Cuba y Puerto Rico. Todo ello sin saber que años más tarde su hijo sería un cultivador de las historias de terror y creador de lo que se llamaría ciencia-ficción. A Shiel, que reinó con el nombre de Felipe I, lo sucedió Jon Gawsworth, como Juan I, y a éste, Jon Wynne-Tyson, como Juan II, hasta que en 1997 abdicó a favor de Javier Marías, como Xavier I.

Es a partir de entonces cuando se fortalece el juego real-literario en el que la ficción invade la realidad. Y se invita a difuminar las fronteras reales y literarias desde el redescubrimiento de escritores y de obras a través de la editorial Reino de Redonda y de la exaltación de autores que contribuyen a remover las aguas de la creación actual. De ahí su dinastía literaria y su corte y nobleza formada por intelectuales de las letras y el cine. Un Reino como Dios manda que cuenta ya con 37 duques, desde Coppola hasta Savater, y dos premiados: J. M. Coetzee y John Elliot.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS