Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Pujol cambia otra vez la ley para que las cajas puedan elegir libremente a sus presidentes

La utilización discrecional del Butlletí Oficial por parte del Gobierno de Jordi Pujol para forzar el relevo de Josep Vilarasau al frente de La Caixa, la tercera entidad financiera española, resulta inaudita. El Gobierno catalán volvió ayer a dar libertad a los consejos de las cajas para elegir a sus presidentes, después de habérsela quitado taxativamente unos días antes en el proyecto de Ley de Medidas Fiscales y Administrativas (conocida como Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat de 2003), publicado el pasado 16 de noviembre en el Butlletí Oficial del Parlament de Catalunya.

El proyecto de la Ley de Acompañamiento establecía que "si se producía una vacante en el cargo de presidente, ejercerá sus funciones uno de los vicepresidentes, por orden, o en ausencia de éstos, el vocal de más edad". Con esta medida se impedía que el consejo de La Caixa pudiera elegir libremente al nuevo presidente. Estas mismas limitaciones fueron comunicadas directamente una semana después a los presidentes de las cajas, en forma de instrucciones, a través de una resolución de la Dirección General de Política Financiera.

El Ejecutivo de Pujol quería evitar por todos los medios cualquier respuesta imprevista por parte del consejo de La Caixa, que preside Josep Vilarasau, después de haber dictado una serie de medidas limitativas como eran el impedimento para ser consejero a los que hubieran ejercido el cargo de miembro del consejo o director general durante 20 años, o superar 70 años de edad si los estatutos no indicaban un límite distinto.

En este régimen de "libertad vigilada" al que el Gobierno de Pujol había sometido a las cajas, el equipo directivo y los consejeros de más peso fue cuajando un consenso para elegir a Ricard Fornesa, como nuevo presidente de la entidad. El sentido de responsabilidad del equipo directivo ha primado sobre las presiones del Gobierno. Fornesa es el hombre de la máxima confianza de Vilarasau, que tiene unas excelentes relaciones con los directores generales y un total reconocimiento del consejo.

En este sentido, el director general, Isidre Fainé, declaró ayer que "Ricard Fornesa podría ser un gran presidente, igual que lo ha sido Josep Vilarasau". En declaraciones a los periodistas una vez finalizada la junta de accionistas de Acesa Infraestructuras, que preside, Fainé insistió en que la decisión deberá tomarla el Consejo de Administración de La Caixa.

Para posibilitar el consenso alcanzado en el seno de la entidad, el Gobierno de la Generalitat se ha visto obligado a retirar las limitaciones impuestas hace 15 días. Así el Butlletí Oficial del Parlament de Catalunya, publicó ayer una enmienda a la Ley de Acompañamiento en la que establece que "si se produce una vacante en el cargo de presidente, será presidente el miembro del Consejo de Administración que éste designe por mayoría de dos tercios de sus miembros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de diciembre de 2002