Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos seis 'cabezas rapadas' en Murcia por varias agresiones

La Policía Local de Murcia detuvo en la madrugada del domingo a seis jóvenes cabezas rapadas que agredieron a varias personas en el centro de la ciudad, en las cercanías de la universidad, zona en la que existen tascas y bares de copas que permanecen abiertos hasta elevadas horas de la noche. Los supuestos autores de las agresiones, de edades comprendidas entre 17 y 22 años, formaban parte de un grupo de unos 20 individuos que se dedicaron a realizar destrozos en el mobiliario urbano y a agredir a los viandantes.

Pasadas las cuatro de la mañana, varios de los agredidos llamaron al teléfono de emergencias 092. Una patrulla de la Policía Local pudo detener a seis de los sospechosos. Uno de ellos fue sorprendido cuando trataba de romper una señal de tráfico, mientras que otros se dedicaban a destrozar el mobiliario urbano y los vehículos que encontraban a su paso.

Varios locales comerciales sufrieron las consecuencias de los cabezas rapadas. El establecimiento más dañado ha sido uno de comida rápida situado en la Plaza de Santo Domingo, cuyos representantes legales presentaron ayer una denuncia en la comisaría.

Investigar a fondo

El alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, del Partido Popular, aseguró que sucesos como los de la madrugada del domingo no son habituales en la ciudad y negó la existencia de tribus urbanas violentas. Una prueba de ello, según el alcalde murciano, es que la mayor parte de los detenidos por los agentes de la Policía Local no son de la ciudad.

El alcalde prometió "investigar a fondo" el suceso para conocer el motivo de que se concentraran en Murcia una veintena de cabezas rapadas. Fuentes policiales adelantan que el motivo de reunión quizá haya sido el partido de fútbol que ayer disputó el Real Murcia contra el Polideportivo Ejido, de Almería. El lugar de residencia de dos de los detenidos parece avalar esta teoría inicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de diciembre de 2002