_
_
_
_

Una exposición de paisajes mediterráneos abre el nuevo espacio de Caja Madrid

La exposición de pintura La luz del Mediterráneo del naturalismo al noucentisme abre una nueva etapa en lo que hasta ahora fueron las salas de exposiciones de la Obra Social de Caja Madrid en la plaza de Catalunya de Barcelona, transformadas ahora en el Espai per a la Cultura. El nuevo centro cultural cuenta además con un reformado auditorio y una nueva biblioteca.

La hasta ahora irregular programación de las salas de exposiciones de Caja Madrid va a racionalizarse coincidiendo con las obras de reforma que convierten este espacio en un pequeño centro cultural. Desde finales de noviembre ya se han puesto en marcha las programaciones plástica y musical con conciertos que se celebrarán todos los jueves, viernes y sábados. "Nuestra intención es realizar audiciones con música relacionada con el tema de la exposición o de su misma época", explica la coordinadora del Espai per a la Cultura, Dina Frías. El auditorio cuenta con una capacidad de 158 plazas y el precio de la entrada será de dos euros. La recaudación se destinará a una ONG.

Paisajismo

La luz del Mediterráneo es la primera de las exposiciones del centro y muestra, bajo el comisariado de Fernando Francés, un total de 63 obras, la mayoría de las cuales son óleos sobre tela. La intención de la exposición es mostrar la importancia que la luz ha tenido en los pintores, sobre todo en la etapa que abarca desde la segunda mitad del siglo XIX hasta las primeras décadas del XX y en el ámbito mediterráneo. El periodo en el que arranca la exposición coincide con el momento en que la pintura deja de ser un mero ejercicio académico, dentro de los límites cerrados de los estudios y talleres, y se convierte en la expresión del impulso vital del pintor que busca en plena naturaleza la vibración y la intensidad cambiante de la luz.

La exposición, que podrá visitarse hasta el 10 de enero, recoge un amplio campo de tendencias y corrientes cohesionadas por la fijación de los artistas por la luz del Mediterráneo. El recorrido parte del romanticismo, con obra de Lluís Rigalt, para mostrar luego las dos escuelas del paisajismo europeo. La romana, influida por Fortuny y representada en la exposición por Muñoz Degrain y Emilio Sala, y la parisina, de la que partiría la gran revolución pictórica del impresionismo. Se presentan obras de artistas que mezclaron la propia tradición con la influencia de los nuevos hallazgos pictóricos, como Ignacio Pinazo, Joaquín Sorolla y Cecilio Pla.

El modernismo también participó de la eclosión artística de la luz. En este ámbito se presentan obras de Santiago Rusiñol, Ramón Casas, junto a las de otros autores que, más jóvenes, siguieron la misma estela: Joaquim Mir, Isidre Nonell, Ramon Pichot y Ricard Canals.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La exposición prosigue con la irrupción del noucentisme y su reivindicación de los valores clásicos de la mediterraneidad. En este apartado se pueden contemplar obras de Marià Pidelaserra, Nicolau Raurich y Joaquim Sunyer.

En pocos días también estará en marcha la biblioteca, que en este caso estará reservada a los clientes de Caja Madrid. "Queremos básicamente que la presencia de Internet sea determinante y que nos sirva como base para la programación de actividades para niños, aspecto en el que queremos poner el acento", explicó Frías.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_