Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO

El humor amargo de Edward Albee

Jaime Chávarri dirige 'Todo en el jardín', una comedia en la que Albee, su autor, viene a decir que el hombre de hoy es capaz de hacer cualquier cosa por dinero. Tras su estreno en Alicante, la obra se presentará en varias ciudades españolas.

A Edward Albee, autor puente entre la generación de Arthur Miller y la de David Mamet, se le conoce en España sobre todo por Una historia del zoo y ¿Quién teme a Virginia Woolf?, obras en las que un impulso violento amenaza bajo la capa de buenos modales con que se cubren los personajes. No ha mucho, las dirigieron José Carlos Plaza y Adolfo Marsillach, respectivamente. Todo en el jardín, que está montando ahora Jaime Chávarri, tiene los ingredientes del mejor Albee, a pesar de que éste la escribió basándose en una obra homónima de Giles Cooper, dramaturgo angloirlandés que alcanzó popularidad por sus radioteatros y sus adaptaciones televisivas de novelas de Georges Simenon.

Los protagonistas de Todo en el jardín son Richard (Alberto Maneiro) y Jenny (Beatriz Santana), una pareja joven que anda empeñada hasta las cejas desde que se mudó a un chalet de una urbanización cara. "Es un drama escrito en los años sesenta, pero con la perspectiva actual resulta una comedia de costumbres en la que se muestra cómo la gente es capaz de hacer todo por dinero", explica su director. "Eso, que entonces debió de suponer una denuncia atrevida y valiente, hoy se da por sentado y no es motivo de escándalo. Una de las cosas que me interesa de esta obra es que enseña que los canallas no tienen por qué parecerlo: muy al contrario, por lo general son simpáticos y caen muy bien, hasta que te enteras de lo que hacen; otra, es que muestra cómo la persona que tiene dinero va creando en torno suyo redes de sumisión". Esa persona es la señora Turner (María José Alfonso), que propone a Jenny participar en un negocio que le permita vivir con desahogo: "Es el personaje más complejo e inteligente, el que tiene la sartén por el mango".

"Esta obra enseña que los canallas no tienen por qué parecerlo"

Todo en el jardín se estrenó en

el teatro Fígaro de Madrid en 1970, dirigida por José María Morera, con Fernando Guillén y Gemma Cuervo como protagonistas: "Parece ser que hicieron un dramón, y que funcionó muy bien, pero yo voy a montarla en clave de comedia ácida. El humor de Albee es amargo, decepcionado, y sin embargo hoy resulta muy directo: mueve a la comedia el que sus protagonistas quieran aparentar un nivel social y económico que no tienen, y el que las reacciones de marido y mujer sean contrapuestas. Pero de fondo siempre está la mirada ética del autor. Desde Aristófanes, la comedia es el género que aborda los temas importantes, el que introduce el aguijón, la crítica y la mala leche". El reparto del montaje de Chávarri incluye a Conrado San Martín (en el papel de un vecino rico), Susana Martins, Carmen Arbex, Carles Moreu, Pedro Bea y el niño Daniel Esparza.

A pesar de que es más conocido como director de cine, Chávarri tiene experiencia con el teatro de Albee. Hace seis temporadas hizo un magnífico montaje de Tres mujeres altas, Premio Pulitzer de 1994, con María Jesús Valdés, Magüi Mira y Silvia Marsó protagonizando un duelo interpretativo sin tregua: "Primero me lo propuso una actriz argentina. Luego vi el montaje original, con el autor dirigiendo a tres intérpretes desconocidas en un teatro de 40 localidades del off neoyorquino: hoy en Broadway sólo se hacen musicales y comedias tipo 5 Hombres.com". Chávarri se estrenó en el teatro hace dos décadas con El engañao, de José Martín Recuerda. "Lo hice porque el cine se me quedaba corto: necesitaba profundizar en el trabajo del actor en continuidad. Y me encontré con un mundo de dirección de actores y de ensayos que en cine ni lo hueles por falta de tiempo. Pero siempre fui espectador de teatro, y me choca que a la gente de cine, en general, el teatro no le interese".

Todo en el jardín se representa del 13 al 15 de diciembre en el teatro Principal de Alicante, después, en Valencia, Murcia y Granada, y a partir del 5 de marzo, en el teatro Reina Victoria de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de diciembre de 2002