Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El granizo y las fuertes lluvias complican el tráfico en el País Vasco y Navarra en vísperas del puente

El granizo, las fuertes lluvias e incluso la nieve complicaron ayer la circulación por las carreteras del País Vasco y Navarra y pueden dificultarla también durante el presente puente de la Constitución. Dos puertos fueron cerrados en Álava, el Urumea se desbordó en la localidad guipuzcoana de Ergobia, y el Ebro superó la cota de alerta en Castejón.

Las previsiones meteorológicas anuncian que hoy continuarán las lluvias en el País Vasco y la mitad norte de Navarra. La cota de nieve se mantendrá entre los 800 y los 1.000 metros y las temperaturas bajarán, sobre todo las mínimas. En Pamplona y Vitoria podría nevar mañana y el domingo, con unas temperaturas mínimas de unos dos grados. En Bilbao y San Sebastián se espera una lluvia casi continua y temperaturas de unos seis grados. El Instituto Nacional de Meteorología no pudo ofrecer ayer las predicciones porque su personal se encuentra en huelga desde el miércoles pasado hasta hoy.

En Vizcaya, dos jóvenes resultaron heridos por la mañana al caer un rayo en la localidad de Ereño, junto a la ermita de San Miguel. Uno fue ingresado en el hospital de Cruces y el otro, en Galdakao.

En Álava, la nieve obligó a cerrar a mediodía el puerto de Herrera, que al final de la tarde permanecía cerrado para el tránsito de camiones y se recomendaba precaución para a los turismos. En Opakua se requería el uso de cadenas para todo tipo de vehículos.

Durante toda la jornada, las carreteras resultaban peligrosas por las constantes tormentas. En Asparrena, un hombre de 58 años, vecino de Vitoria, murió en un accidente al chocar su vehículo contra un camión en la N-I. También se registraron otros dos siniestros de menor gravedad en la N-622, en Zuya, y la N-I, a la altura de Armiñón, con un total de tres heridos. Guipúzcoa, donde hoy se se recomienda precaución a todos los vehículos que circulen por el puerto de Etxegarate, registró ocho heridos en las carreteras, uno de ellos de gravedad. El Urumea tuvo una repentina crecida a la altura de Ergobia, cerca de Astigarraga y varios inmuebles se inundaron.

En Navarra, dos carreteras locales tuvieron que ser cerradas por el temporal y se necesitaron cadenas en los puertos de Urbasa y Lizarraga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de diciembre de 2002