_
_
_
_

Dos niños africanos mueren congelados en las ruedas de un avión que llegó a Londres

La historia se repite una y otra vez. Dos niños han muerto congelados en el tren de aterrizaje de un avión de Ghana Airways que aterrizó el sábado en el aeropuerto londinense de Heathrow. El caso recuerda al que ocurrió hace tres años en Bélgica, cuando otros dos niños africanos murieron en circunstancias gemelas. Entonces su muerte tuvo particular relevancia porque portaban consigo una conmovedora carta en la explicaban por qué habían intentado llegar a Europa de una manera tan arriesgada. Una carta dirigida a sus "excelencias, señores miembros y responsables de Europa", en la que explicaban su deseo de vivir y estudiar en "el más bello y admirable" continente del mundo para huir de la miseria de su país.

El de ahora es un caso más anónimo, como tantos otros en el pasado. Sus protagonistas son dos niños de entre 12 y 14 años que vestían ropas informales, según subrayaba ayer un teletipo de Europa Press. Su desgracia se suma a la de muchos polizones que intentaron lo mismo y acabaron igual: muertos por hipotermia, prácticamente congelados.

Como los dos adolescentes cubanos descubiertos en enero del año pasado en un Boeing 777 de British Airways. O el paquistaní de 21 años que murió en un avión de Lufthansa que había partido de Kuala Lumpur en septiembre de 2000. O aquel hombre tahitiano que intentó volar de Papete a París en mayo de ese mismo año. O los dos dominicanos que intentaron llegar a Suecia un mes después. O el cubano Roberto García Quinta, de 47 años, cuyo cadáver fue descubierto nueve días después de que abordara el tren de aterrizaje de un avión de Alitalia. O tantos otros que a lo mejor cayeron al mar al atravesar los océanos convertidos en un pedazo de hielo. Y nunca se supo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_