Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOTICIAS Y RODAJES

Álvaro del Amo rueda con Marisa Paredes y Ana Torrent

Han tenido que pasar 23 años para que Álvaro del Amo, guionista de algunas de las películas de Vicente Aranda, volviese a dirigir. Una preciosa puesta de sol es la cinta que comenzó a perfilar en 1999 y que tiene como protagonistas a Marisa Paredes, Ana Torrent y Marta Larralde. Encarnan a tres mujeres de una misma familia, madre, hija y nieta, que pasan un fin de semana en la montaña y en el que cada una va descubriendo sus insatisfacciones, sus problemas, a lo largo de los cuatro o cinco días que dura la historia. Para el realizador, que en estos días rueda en El Escorial, "hay una búsqueda de la libertad que consiguen de su propia energía y por la colaboración, a veces inesperada, de las demás". La contraposición a este mundo femenino está representada por Fernando (Chema Muñoz), el amante de Ana Torrent, que aparece de forma inopinada.

El filme, producido por El Paso Producciones y Metrojavier, se está rodando en los alrededores de Madrid (Lozoya, El Escorial) y en Cantabria (Fuente Dé y Potes), y tiene un presupuesto de 1,2 millones de euros. Álvaro Del Amo explicó que escribió el guión tras observar en una excursión hace cuatro años a una montaña cercana a Múnich el comportamiento de una madre y una hija que no paraban de discutir. "Pensé que había una historia detrás si retrataba a una tercera generación", dice.

Ironía y humor

Para Marisa Paredes, la madre que ha descubierto que padece una dolorosa enfermedad incurable, se trata de una "relación extraordinariamente rica en matices, ironía, humor y lenguaje, algo que no se encuentra en los guiones españoles habituales. Se parece más al cine francés", opina. Ana Torrent, que tiene el encargo de su esposo de anunciar a su madre que no puede seguir viviendo con ellos, remarca que Una preciosa puesta de sol habla de la necesidad de liberarse de las ataduras: "Las hay impuestas por la familia y que te vienen naturales, y otras que uno se va haciendo en la vida y cuando quieres darte cuenta, tienes un novio, un amante, un marido... Como dice el personaje de Marisa: hay un momento en el que uno tiene que detenerse, ver dónde está y conformarse o no". Por su parte, la nieta, Marta Larralde, protagonista de Lena, quiere escapar de su novio.

La cinta, de formato panorámico, tiene "planos largos, prácticamente secuencias, porque en la relación entre ellas había que crear una atmósfera, un espacio", explica el guionista de Amantes y La mirada del otro. "El cine de ahora está más fragmentado y nos hemos preocupado de enlazar con el cine americano de los cincuenta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de noviembre de 2002