CATÁSTROFE ECOLÓGICA EN GALICIA | La oposición reprueba al Gobierno por su gestión en el 'caso Prestige'

El 'Mar Egeo', 10 años antes que el 'Prestige'

El petrolero Mar Egeo, cargado con 79.000 toneladas de crudo tipo Brent, embarrancó a las cinco de la madrugada del 3 de diciembre de 1992 frente a la Torre de Hércules, en A Coruña. Uno de los tanques se rompió al chocar contra una roca y comenzó a verter petróleo a la ría. Cinco horas después, a las diez de la mañana, el buque se partió en dos, se produjo la gran explosión y la ciudad se vio envuelta en una negra columna de humo de un kilómetro de altura. El Gobierno y el PP compararon ayer la gestión tras el desastre del Mar Egeo y del Prestige para concluir que el PSOE lo hizo mucho peor hace 10 años.

El mismo día del accidente del Mar Egeo, el fuerte oleaje y el viento facilitaron que la marea negra enlodara las rías de Ares, Betanzos y Ferrol. Hubo que evacuar un centenar de viviendas y el capitán del petrolero, también griego, fue detenido por obstaculizar la investigación.

Más información

El crudo llegó a enlodar 200 kilómetros de costa gallega, desde Malpica hasta el cabo Ortegal, en el Cantábrico.

Al día siguiente del hundimiento se supo que el Mar Egeo tenía 20 años de antiguedad, un solo casco y obsoleto. Los gallegos sufrieron una lluvia negra y el entonces presidente del Gobierno, Felipe González, se felicitó de la "enorme coordinación para limitar los efectos de la catástrofe". Pero cinco días después, su ministro de Obras Públicas, José Borrell, criticó la "lamentable" descoordinación en la tarea de paliar la marea negra. Eso sí, Borrell destacó que la "nueva directiva" que entonces preparaba la Comunidad Europea, debía "ser una ayuda para prevenir estos accidentes".

El presidente de la Xunta ya era Manuel Fraga, y los Gobiernos central y autonómico intercambiaron acusaciones sobre quién lo hacía peor. En el Parlamento gallego se aprobó crear una comisión de investigación.

Explicación en el Congreso

En su primera comparecencia en el Congreso para explicar la crisis, 14 días después del accidente, el Gobierno central anunció la creación de un nuevo organismo público contra la contaminación marina. Quedó en una promesa.

Se contabilizaron 15.000 familias afectadas, a las que se prometieron ayudas que tardaron años en hacerse efectivas. El plan de limpieza de las playas contaminadas no comenzó hasta el 28 de diciembre.

La Xunta autorizó a los pescadores que volvieran a faenar el 2 de enero, pero éstos se negaron porque seguía habiendo "cantidades importantes" de crudo en muchos caladeros. "Nunca más" fue la pancarta que portaron miles de manifestantes en A Coruña para pedir prevención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de noviembre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50