Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEMPORAL EN 10 COMUNIDADES

Mueren tres personas al desplomarse dos grúas en A Coruña y Santurtzi

El fuerte viento provoca cortes de luz, caída de árboles y amarre de flota en media España

Tres personas fallecieron ayer -dos en A Coruña y una en Santurtzi (Vizcaya)- al desplomarse dos grúas sobre sendos edificios a causa del fuerte temporal que afecta a nueve comunidades autónomas, según las primeras investigaciones. El primer siniestro, ocurrido a mediodía en el País Vasco, causó la muerte de una mujer de unos 30 años embarazada de gemelos. El segundo, registrado a primera hora de la tarde, lanzó a dos mujeres de unos 70 años desde un cuarto piso hasta la calle cuando veían la televisión.

En Santurtzi, una mujer embarazada de cuatro meses de gemelos perdió la vida y su marido sufrió fractura de tibia y peroné al desplomarse una grúa de construcción de más de ocho toneladas de peso sobre la quinta planta de su vivienda, en el número 29 de la calle de Lauaxeta. Un técnico que intentaba reparar la máquina en el momento del derrumbamiento resultó herido leve. La mujer fallecida, de unos 30 años y cuyo nombre no fue facilitado, quedó atrapada entre los hierros de la máquina y los trozos del tejado. El cadáver fue localizado con la ayuda de los perros de la Ertzaintza y logró ser recuperado a las 19.15 por los bomberos.

El fuerte impacto, que sobresaltó hacia las 12.30 a los vecinos del barrio de Kabiezes, afectó también a la planta cuarta del inmueble, construido hace unos 40 años, que tuvo que ser desalojado al igual que el bloque de pisos anexo. En total, cinco portales resultaron afectados y 60 vecinos fueron realojados en el hotel San Jorge de la población.

Avería

Las primeras investigaciones apuntan a que la máquina sufría una avería en el sistema de freno que le impedía girar. Las ráfagas de viento, que en algún momento alcanzaron los 120 kilómetros por hora, precipitaron el desplome. La normativa actual sobre prevención de riesgos laborales recomienda que ante la posibilidad de temporales se retire el freno de las grúas, precisamente para impedir que sean arrastradas.

De acuerdo con los técnicos del Instituto Vasco de Salud Laboral (Osalan) y de testigos, el maquinista se percató del fallo poco antes del siniestro. Fue entonces cuando subió a la grúa para proceder a su reparación pero no tuvo tiempo suficiente porque el viento la desplazó y arrojó contra el tejado de viviendas. El trabajador se encontraba sujeto con arneses lo que le libró de un daño mayor. La grúa arrancó en su caída parte de la base de cemento donde estaba apoyada y del suelo.

El siniestro sobresaltó pero no sorprendió a los vecinos del barrio. Sobre los tejados de las casas afectadas sobresalen amenazantes las grúas que trabajan en la construcción de casi 150 viviendas privadas. Quizá por ello, casi la totalidad de los residentes consultados lo primero que pensó al oír el ruido fue que una grúa se había desplomado. 'Siempre estamos hablando del peligro que supone. Hoy mismo si la grúa no llega a estar tan pegada a la casa, hubiera arrastrado los dos bloques y todo lo que encontrara a su paso', señala Florentino Loizga, que trabaja en su carpintería, junto a la zona ministrada, desde hace 35 años.

En A Coruña, dos mujeres de unos 75 años de edad, Magdalena Naya y Áurea López García, murieron la tarde de ayer al caer una grúa de obra sobre su vivienda, en la calle Real. La pluma de la grúa se desplomó sobre el número 1 de la calle, pero el contrapeso compuesto de bloques de cemento cayó sobre el quinto piso del número 3 y derrumbó su fachada posterior, haciendo que las dos mujeres se precipitasen al vacío a un callejón interior.

'La sala estaba prácticamente intacta, a excepción del metro de fachada que cayó. Debían estar viendo la televisión después de comer porque quedaba una silla y el televisor estaba encendido', comentó en el lugar de los hechos el concejal de Seguridad Ciudadana, José Nogueira. El suceso se produjo a las 15.35, y los bomberos tardaron casi cuatro horas en comprobar que bajo los escombros no había más cuerpos.

'Temblaba la casa entera'

Una vecina del primer piso aseguró que estaba sentada cuando escuchó que 'temblaba la casa entera, y se me venía encima, por lo que salí corriendo a la calle'. Como ella, unos 30 vecinos de los edificios afectados tuvieron que disponerse a pasar la noche fuera de sus casas. Los bomberos aplazaron hasta hoy las labores de retirada de la grúa y de consolidación de los edificios.

La calle Real, peatonal, es la ruta comercial de más tradición de A Coruña, y normalmente está abarrotada de gente. El temporal de agua y viento que afectó ayer a la ciudad evitó la concurrencia habitual y, posiblemente, que hubiese más víctimas. Al caer la grúa, los bloques de hormigón de la base se desplazaron, esparciéndose por la estrecha calle. 'Un grupo de chavales salió corriendo en cuanto vieron que empezaba a oscilar la base', relató Ramón Morales, un testigo presencial. El concejal de Seguridad aseguró que tanto la grúa como las obras de rehabilitación de un edificio próximo a las que daba servicio 'tenían todas las licencias'.

El temporal, que mantiene en alerta a nueve autonomías -Gali-cia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Castilla y León, Extremadura, Madrid, Castilla La Mancha y Andalucía, además de Ceuta-, afecta especialmente a la comunidad gallega y a sus costas. Cerca de 6.000 barcos amarrados a puerto, cancelaciones y desvíos en los tres aeropuertos, la interrupción del tráfico ferroviario y graves problemas de circulación en las carreteras. En Asturias, informa Javier Cuartas, dos personas resultaron heridas de diversa consideración durante el acto oficial de inauguración de un nuevo entronque de carreteras en Barres (Castropol), en el límite con Galicia, al derribar el viento la carpa que se había instalado para la ceremonia. La flota pesquera permaneció amarrada.

En Sevilla, un matrimonio resultó herido con diversas fracturas al caer una palmera en la Avenida Blas Infante, también como consecuencia del fuerte viento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de noviembre de 2002