Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrazo reabre la polémica sobre la 'Y' ferroviaria al proponer un nuevo trazado

El consejero Amann afirma que el Gobierno sólo aceptará mejoras al actual proyecto

A tres meses del inicio de las obras para construir la Y vasca, el coordinador general de IU-EB, Javier Madrazo, reabrió ayer la polémica sobre la red ferroviaria de alta velocidad. El también consejero del Gobierno vasco presentó un proyecto alternativo diseñado por técnicos de IU que da la vuelta como un calcetín al definitivamente aprobado por el Ejecutivo tras una década larga de estudios. El consejero de Transportes, Álvaro Amann, dejó sentado que la Y ferroviaria está en marcha, aunque aceptaría 'mejoras' si no alteraran el trazado, el plazo y el presupuesto.

IU ha presentado un proyecto alternativo justo cuando la construcción de la Y vasca está a punto de echar a andar. La formación de Madrazo reabre la polémica cuando el debate, que comenzó en 1990, parecía ya definitivamente cerrado. El inicio de las obras está previsto para principios de 2003 y durarán siete u ocho años, según reiteró ayer el consejero Amann.

Aunque fuentes de IU aseguraron que el Departamento de Transportes conoce su propuesta 'en profundidad' porque ha estado al tanto de su elaboración, el consejero Amman se escudó en que no la conoce 'en su totalidad'. El titular de Transportes opinó sobre ella, al ser preguntado por periodistas, pero muy superficialmente. Y eludió desautorizar a su compañero de Gabinete Madrazo. 'Todo lo que pueda ser incorporado durante el proceso de construcción y desarrollo de un proyecto que ya está aprobado definitivamente, si trae mejoras y mayores rentabilidades sociales y territoriales, bienvenido sea', afirmó el consejero de Transportes. Añadió que estudiará la alternativa, pero dejó sentado que la red ferroviaria de alta velocidad 'ya está en marcha'.

Amann señaló que el Ejecutivo sólo introducirá mejoras 'mediante proyectos complementarios' y 'nunca a costa de paralizaciones o retrasos'. IU sostiene que el Gobierno podría asumir su propuesta sin que ello implique alterar los plazos previstos. Sin embargo, la aceptación de la propuesta de IU supondría modificar el Plan Nacional de Infraestructuras, en el que está integrada el tramo vasco.

Elementos positivos

El consejero de Transportes concedió 'algunos elementos positivos' al dibujo propuesto por Madrazo, como su 'mayor capacidad de presencia en el territorio', aunque no concretó en qué se traduce. Amann calificó la U ferroviaria de 'admisible' siempre que cumpla varias condiciones: que no modifique el trazado, no demore los plazos y no altere el presupuesto previsto.

La propuesta de Madrazo incumple de cabo a rabo la primera condición. La U vasca supone un trazado totalmente nuevo. Mientras el proyecto ya aprobado contempla un trazado en forma de Y que une las tres capitales vascas en un punto intermedio (Elorrio), IU ha diseñado una red lineal (en forma de U) que une San Sebastián, Beasain, Alsasua (siguiendo el trazado actual de Renfe), Vitoria, Llodio y Bilbao (en paralelo a la autopista A-68).

Además de las bondades medioambientales, IU defendió que su alternativa permitiría transportar mercancía, lo que contribuiría a descongestionar las carreteras y además iría en consonancia con las recomendaciones de la UE. La Y ferroviaria vasca tal y como está prevista 'no puede transportar mercancías, sólo pequeña paquetería', aseguró el también consejero de Vivienda y Asuntos Sociales, quien dijo que la U haría llegar mercancía hasta el Puerto de Bilbao. Agregó que además, daña menos el medio ambiente porque evita unos acuíferos en el Duranguesado y no tocaría la sierra de Aralar ni el Gorbea.

El proyecto de Madrazo sí cumpliría, no obstante, los otros dos requisitos. Sostiene IU que construir la U vasca sería un 20% más barato, al aprovechar el trazado de Renfe (que no las vías) entre San Sebastián y Vitoria. Y que además podría estar terminada para 2010 (plazo estimado para la Y ferroviaria) o incluso antes. Por otro lado, IU concibe su proyecto en velocidad alta (170-200 kilómetros por hora de media), muy inferior a los 250-280 kilómetros estimados en el proyecto oficial (alta velocidad).

Tanto Madrazo como Amann recalcaron ayer que la defensa de IU de un proyecto alternativo sobre un asunto estratégico como este no es un síntoma de divergencias dentro del Gobierno. El consejero de IU recordó que los tres socios ya acordaron resolver esta discrepancia en su pacto de gobierno. El acuerdo señala que el proyecto de la Y no se ejecutará sin antes hacer la evaluación de impacto ambiental pertinente. Los firmantes se comprometen a renglón seguido a ampliar el consenso sobre la red ferroviaria a los tres partidos 'desde las legítimas posiciones de cada uno'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de noviembre de 2002