Los Mossos inauguran entre protestas la nueva comisaría de Mollet del Vallès

Los Mossos d'Esquadra culminaron ayer de forma oficial su despliegue en el Vallès Oriental con la inauguración de su comisaría en Mollet en un acto que se vio rodedado por la protesta de un centenar de padres de alumnos y maestros del colegio Sant Vicenç contra la ubicación del nuevo equipamiento, situado justo al lado del centro escolar. El consejero de Interior de la Generalitat, Xavier Pomés, y la alcaldesa de Mollet, Montserrat Tura, fueron recibidos con gritos y abucheos por los manifestantes, que temen que la actividad de la comisaría perjudique al entorno de la escuela.

Según el director del colegio, Jaume Noró, 'un vertedero no se instala nunca al lado de un auditorio, y una comisaría no debería instalarse, pues, al lado de una escuela'. Tras los incidentes, el titular de Interior admitió sentir 'frustración' ya que, 'a pesar de los esfuerzos para poder dar argumentos y explicar qué significa una comisaría en estos momentos y cuál es el modelo policial que se está implantando en Cataluña', su departamento no ha sido 'suficientemente pedagógico' para modificar unas actitudes que están, dijo, 'basadas en clichés antiguos'.

Concepción moderna

Montserrat Tura se expresó en el mismo sentido que Pomés y explicó que una concepción moderna de la policía permite que una comisaría y una escuela compartan un mismo espacio. Tura recordó que al decidir la ubicación de los Mossos en la ciudad se dio prioridad al interés general, ya que otros solares no garantizaban el acceso a pie ni la proximidad de un nudo de comunicaciones. La comisaría de los Mossos d'Esquadra en Mollet entró en funcionamiento el pasado viernes, como las de Mataró, Arenys de Mar y Pineda, en la comarca del Maresme.

La primera actuación destacada del nuevo equipo se produjo a las seis de la mañana del viernes, cuando una patrulla de seguridad ciudadana frustró un robo en un restaurante por el método del alunizaje. Los delincuentes huyeron en el vehículo, que era robado y fue recuperado por los Mossos en Santa Perpètua de Mogoda. Otra de las primeras intervenciones de la policía catalana en Mollet fue la detención, el sábado a medianoche, de un hombre que partió un cenicero en la cabeza de otro cliente durante una pelea en el pub Estudi. La víctima fue atendida de heridas leves en el hospital de la población y el detenido, con antecedentes por posesión de drogas, pasó a disposición del juzgado de guardia del municipio acusado de un delito de lesiones.

La comisaría de los Mossos d'Esquadra de Mollet del Vallès, en la que prestan servicio 133 agentes que velan por la seguridad ciudadana en siete municipios, actúa como área básica policial (ABP), la zona de referencia del cuerpo. Con la apertura de sus instalaciones en Mollet, la policía autonómica asume las competencias en seguridad ciudadana en todo el Vallès Oriental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50