Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LUDOPATÍA

El 80% de los clientes de los casinos en Andalucía son adictos al juego o rozan la dependencia

Ludópatas rehabilitados exigen más severidad a la Junta para evitar adicciones juveniles

El 80% de las personas que acuden a los casinos para jugar tienen ya una adicción clara o están en progresión hacia ella, según el estudio elaborado por la Universidad de Granada sobre la dependencia de los andaluces a los juegos de azar. El presidente de la Federación Andaluza de Jugadores en Rehabilitación (FAJER), José Luis Suárez, aprovechó la presentación del informe para exigir a la Consejería de Gobernación que endurezca las sanciones contra los empresarios que permiten que menores de 18 años jueguen con dinero en sus establecimientos.

Cuatro de cada 10 clientes de un casino es adicto al juego. Y otros cuatro rozan la dependencia. Sólo dos acuden a estos establecimientos como un acto social, que se puede considerar libre de riesgo, según se desprende del estudio sobre el comportamiento de los andaluces ante los juegos de azar elaborado por la Universidad de Granada. Unas proporciones similares se obtienen si se analiza la relación que establecen con el juego las personas que acuden a bingos o las que echan dinero en las máquinas tragaperras.

Los autores del estudio ponen el acento precisamente en este hecho. Aunque las personas con síntomas de adicción al juego no llegan al 6% de la muestra analizada, es un grupo formado masivamente (en el 80%) por quienes acuden 'con alguna asiduidad a casinos, bingos y máquinas tragaperras'. Este informe, financiado por la Consejería de Asuntos Sociales, recoge la existencia de un 1,7% de adictos (otro 4,2% está en riesgo de serlo) a los juegos de azar en Andalucía, lo que supone una ligera variación respecto a los resultados obtenidos en 1996, que establecía el porcentaje de dependientes en 1,8%.

El consejero de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, atribuyó ayer esta disminución a las iniciativas en materia de prevención y asistencia: 'Hemos conseguido frenar lo que en el 96 supuso una grave intranquilidad'. El II Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones (2002-07), de hecho, incorpora el tratamiento de la ludopatía que, según Pérez Saldaña, no ocurre en el resto de las Comunidades Autónomas. Una de las iniciativas que el departamento apoyará para combatir nuevas dependencias entre los menores, viculadas a la telefonía móvil o Internet, será la elaboración de un programa informático (niñera cibernética) que discrimine el acceso a las páginas de la Red para evitar que los menores se muevan a su antojo entre contenidos violentos o pornográficos, por ejemplo.

Sin embargo, el presidente de la Federación Andaluza de Jugadores Rehabilitados (FAJER), José Luis Suárez, hizo una interpretación menos optimista de la situación actual. Suárez aseguró que el volumen de juego ha crecido desde 1996 y que las adicciones entre los jóvenes van en aumento, incluidas las relacionadas con las nuevas tecnologías e Internet. El estudio presentado ayer recoge que entre 25.000 y 30.000 andaluces con edades comprendidas entre los 16 y 18 años tienen dependencia del juego. En porcentajes de la muestra analizada, representan el 4%.

Suárez pidió a la Consejería de Gobernación que modifique el régimen sancionador que contemple medidas 'ejemplares' contra los establecimientos que permiten que los menores de 18 años jueguen dinero, como el cierre del negocio o multas cuantiosas. Aunque legalmente está prohibido, a juicio de Suárez, el acceso a estos locales es 'demasiado permisivo'.

De igual modo, lamentó la política 'de reducción de impuestos' acordada por el Gobierno andaluz este año a la que achacó el descenso en la recaudación. Pero el responsable de FAJER también dirigió críticas hacia el Gobierno estatal por su falta de inversión en medidas de prevención y por permitir campañas de publicidad 'agresivas'. 'No pedimos que se prohíba el juego, pero sí que se prohíba su publicidad', aclaró.

El profesor de la Facultad de Psicología de Granada y director del estudio, José María Salinas, destacó que la situación respecto a 1996 no había empeorado, pero alertó sobre el riesgo de que se agraven las dependencias entre la población más joven. Salina explicó que entre el perfil de los jugadores predominan las personas jóvenes, los hombres, los autónomos y empresarios y la dependencia múltiple, es decir, los adictos al juego 'fuman más y consumen más alcohol'. Esta tendencia también se da entre el juego y las drogas ilegales, según el autor del informe.

Por provincias, Huelva es la que mayor número de jugadores patológicos posee (3,8%), seguida de Sevilla (2,1%) y Cádiz (1,9%). Por debajo del promedio andaluz se sitúan Málaga (1,6%) Almería (1,5%), Granada (1,1%) , Jaén (0,7%) y Córdoba (0,6%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de octubre de 2002