Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Biblioteca Joaquín Leguina y herederos'

'Alberto Ruiz-Gallardón lleva hablando de la Biblioteca Joaquín Leguina desde el primer año de su mandato. A este paso se va a terminar llamando Biblioteca Joaquín Leguina y herederos'. Ángel Pérez, portavoz de IU en la Asamblea, utilizaba ayer la ironía, como suele, para descalificar los presupuestos del próximo año presentados por el presidente regional y su consejero de Hacienda, Juan Bravo. Se refería Pérez a uno de los 'proyectos estrella' del Ejecutivo del Partido Popular: la construcción de la biblioteca de la Comunidad, que llevará el nombre del antecesor de Ruiz-Gallardón en el cargo y que éste volvió a anunciar ayer.

El portavoz de Izquierda Unida negó, además, que los presupuestos aprobados por el Consejo de Gobierno -que deben ser aún ratificados por el Parlamento madri-leño- puedan calificarse de 'sociales' y 'expansivos', como había dicho por la mañana Ruiz-Gallardón, y recordó los serios problemas de acceso a la vivienda que sufren actualmente miles de ciudadanos.

Pedro Sabando, portavoz del grupo PSOE-Progresistas en la Asamblea de Madrid, prefirió no dar una 'opinión firme' hasta conocer en profundidad el texto de los presupuestos, aunque adelantó que 'duda' de su carácter social. Sabando añadió, no obstante, que, si todo lo dicho por el presidente regional es verdad, 'bienvenido sea y nos alegramos', pero insistió en que sospecha que 'todo responde a un capítulo más de la propaganda típica de Alberto Ruiz-Gallardón'.

El portavoz de Presupuestos del PP, Pedro Muñoz, apuntó que, aun sin conocer todavía el texto aprobado por el Ejecutivo, su valoración es 'enormemente positiva', y se mostró convencido de que estos presupuestos representan 'la culminación de un proyecto que ha puesto a la Comunidad de Madrid a la cabeza de Europa'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de octubre de 2002