Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aumentará un 12% el presupuesto "sin subir los impuestos"

Ruiz-Gallardón asegura que no subirá los impuestos, y los sindicatos critican su 'optimismo'

La Comunidad gestionará el año próximo 12.517 millones de euros, un 12% más de lo que ha manejado en 2002. El Consejo de Gobierno aprobó ayer los presupuestos de 2003, que fueron presentados a dúo por el presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, y el consejero de Hacienda, Juan Bravo. Ruiz-Gallardón quiso subrayar que el 70% de ese dinero se destinará a Sanidad, Educación y Servicios Sociales (áreas que copan la plantilla de funcionarios públicos), y aseguró que los impuestos 'no se tocarán'. Los sindicatos critican que los tributos sobre el consumo supongan el 48% de los ingresos del Ejecutivo.

Unos presupuestos 'de extraordinario contenido social', 'ambiciosos' a la par que 'realistas', según Ruiz-Gallardón y su consejero de Hacienda. Unos presupuestos 'exageradamente optimistas, de dudosa credibilidad e injustos desde el punto de vista fiscal', según UGT y CC OO. Son las cuentas de 2003, el monto de dinero que gestionará el Ejecutivo madrileño -aunque éste cambiará de responsables en mayo- y con el que Ruiz-Gallardón pretende 'completar al 100% el programa electoral' que llevó al PP al Gobierno en 1999.

Lo hará, si el presidente regional cumple su palabra, sin subir 'ningún impuesto' ni recibir dinero del Gobierno central. ¿Cómo, entonces? 'La Comunidad tendrá más dinero que gestionar porque recaudará más, con los mismos impuestos', explicó Juan Bravo. 'El crecimiento dinámico que ha demostrado la economía madrileña nos hace prever que, al igual que ha pasado este año, habrá más trabajadores cotizantes [por tanto, más recaudación por IRPF] y los ciudadanos consumirán más [lo cual aumenta el monto de recaudación por tasas indirectas]', agregó.

El consejero puso varios ejemplos: el impuesto sobre el alcohol crecerá (en recaudación, no en imposición fiscal) un 19%, el de impuestos patrimoniales casi un 6% y el IVA un 5%. Además, el nuevo impuesto sobre los hidrocarburos (llamado céntimo sanitario porque su recaudación se destina a financiar la sanidad), aprobado el pasado verano, supone una inyección considerable de dinero. El Ejecutivo calcula que sólo por ese concepto ingresará 180 millones de euros en 2003.

Así, del conjunto de ingresos previstos en el presupuesto para el año próximo, prácticamente la mitad (un 48%) corresponde a éstos y otros impuestos indirectos. Ese porcentaje ha sido de menos del 20% este año. Un dato que señalan los sindicatos para criticar la política del PP. 'Los impuestos indirectos son los más injustos, porque gravan igual el consumo de los más ricos y el de los más pobres. Los directos, en cambio, dependen de la renta y el patrimonio del contribuyente. Pues bien, este Gobierno va a duplicar el peso que los impuestos indirectos tienen en el presupuesto, y eso es profundamente injusto', afirmó ayer Javier López, secretario regional de CC OO. Maru Menéndez, responsable de Acción Sindical de UGT-Madrid, añadió que la promesa de Ruiz-Gallardón de no incrementar la presión fiscal es 'poco creíble'.

Sanidad y Educación

Del pastel de 12.517 millones de euros del presupuesto aprobado ayer -que se convierte en 14.545 millones si se incluye el dinero gestionado por las empresas públicas-, la mayor parte se la llevan, con mucho, Sanidad y Educación, al igual que ha sucedido este año. La dotación para Sanidad crece exactamente lo que el presupuesto: un 12%. Educación, algo menos: un 9% más que en las cuentas de 2002 (ver gráfico). Ambas consejerías acaparan el 64,7% de los presupuestos, y sumadas a Servicios Sociales (que crece un 15%) alcanzan el 70,5%. Aunque todo ese dinero no se dedicará sólo a construir infraestructuras, habilitar nuevos servicios, gestionarlos y mantenerlos, sino también a pagar las nóminas de los empleados públicos, concentrados en su mayoría, precisamente, en los campos sanitario y educativo.

La consejería que más crece en presupuesto respecto a 2002 es la de Justicia y Administraciones Públicas, que en el presente año ha recibido las transferencias del Gobierno central y deberá desarrollarlas a partir del próximo enero. La titular de este departamento, Paz González, tendrá a su disposición 254 millones de euros, un 28% más que este año. Ruiz-Gallardón está seguro de que con esa cantidad el Gobierno podrá 'afrontar' las nuevas competencias.

Por contra, un año más, la Consejería de las Artes es la que menos porcentaje del presupuesto maneja: un exiguo 1%. O lo que es lo mismo: 126 millones de euros (aun así, casi un 9% más que en el presente ejercicio). Tampoco Medio Ambiente logra alcanzar el 2% del monto global, auque la partida destinada a este departamento (242 millones) aumenta en más de un 15%.

A la hora de comentar el presupuesto asignado a Obras Públicas, Urbanismo y Transporte (que crece un 12% a pesar de que todas las grandes obras están ya hechas o se terminarán a principios de 2003), el consejero de Hacienda resaltó que 'la apuesta del Gobierno por el transporte público' queda demostrada por el crecimiento, en casi un 38%, de la partida prevista para este concepto. La política de vivienda pública, también englobada en esta consejería, tendrá un 31% más de presupuesto que en 2002.

Tanto Bravo como Ruiz-Gallardón aseguraron que el Ejecutivo no se endeudará en 2003 más de lo que ya está (7.800 millones de déficit), y se esforzaron en subrayar que esa deuda, aun siendo grande, está 'patrimonializada' en obras como la ampliación del metro o metrosur. Es decir, es deuda convertida en bienes que ya son patrimonio de los madrileños. Sí aumentarán su debe con los proveedores entidades públicas como Arpegio, Telemadrid y, sobre todo, el Canal de Isabel II.

Por último, el Gobierno prevé que el producto interior bruto (PIB) de Madrid crecerá un 3,4% en 2003 -una cifra que no se creen los sindicatos- y promete generar 70.000 empleos netos, más o menos igual que este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de octubre de 2002