Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

2,2 metros de cabeza

El Museo Barbier-Mueller muestra la reproducción de una escultura monumental olmeca

Son 2,2 metros de imponente presencia en el patio de entrada del museo de la calle de Montcada. Tocada con un casco de jugador de pelota, sus facciones pronunciadas -ojos almendrados, nariz achatada, labios gruesos- denotan un gran realismo.

La cabeza está realizada en arena de andesita y pesa 2 toneladas, 19 menos que la original. Según explica el coleccionista Jean-Paul Barbier, responsable del encargo de la copia -con permiso del Gobierno mexicano-, la escultura colosal es 'un monumento a la gloria de un jefe' olmeca, considerada la cultura madre de las civilizaciones mesoamericanas por ser la más antigua de la que se tiene noticia.

El museo ha habilitado una de sus salas para explicar el origen, el proceso de elaboración de los monumentos y las historias que rodean su localización y excavación. Su misteriosa majestad y la evidencia del necesario traslado de los bloques de piedra volcánica indican que los olmecas formaron una sociedad jerarquizada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de octubre de 2002