Chupa-Chups suprime 133 empleos tras caer un 10% los ingresos

La multinacional española Chupa-Chups ha recortado un centenar de empleos temporales en su planta asturiana de Villamayor y otros 33 fijos en otros centros, ante el descenso de los pedidos. Fuentes de la empresa dijeron ayer que la facturación ha caído un 10% en los nueve primeros meses del año. Estas fuentes declinaron concretar el efecto de este recorte de ingresos en los beneficios.

La empresa dice que, 'ante la desacelaración económica global del grupo, está diseñando un plan para mantener los niveles de crecimiento y rentabilidad'.

La planta de Villamayor, que exporta parte de su producción a países como Japón, es una de las dos que posee la multinacional en España. La otra factoría está ubicada en la localidad barcelonesa de Sant Esteve de Sesrovires.

La factoría asturiana cuenta con 150 trabajadores fijos. La empresa ha reducido en lo que va de año en un 2% su plantilla formada por 1.639 trabajadores fijos, lo que equivale al despido de unas 33 personas.

Chupa-Chups, propiedad de la familia Bernat, vende el 90% de su producción fuera de España. Factura 414 millones de euros. Tiene plantas en España, Rusia, México y China.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS