Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cita electoral aplaza el traslado de 1.000 funcionarios a un edificio de Centro

El relevo en las candidaturas del PP y PSOE ha paralizado la actividad del Ayuntamiento

El relevo en el gobierno municipal, tras la decisión de PP y PSOE de apostar por Alberto Ruiz-Gallardón y Trinidad Jiménez para impulsar sus candidaturas en la capital, ha sumido al Ayuntamiento en un letargo que afecta a los proyectos más emblemáticos anunciados por el actual regidor: la creación de un gran barrio consistorial en el centro de Madrid, el cierre parcial al tráfico de la Casa de Campo o el centro cultural previsto en el viejo matadero de Legazpi, son algunos de los proyectos que pueden quedar sin resolver. La oposición acusa al Gobierno de estar 'paralizado'.

El gobierno municipal, del PP, aprobó en diciembre pasado un gasto de 204,35 millones de euros (34.000 millones de pesetas) para comprar tres inmuebles a los bancos BBVA y SCH sitos en los números 45 y 49 de la calle de Alcalá y en el paseo de Recoletos, 12. La operación, que se llevó a cabo con el voto en contra de IU y PSOE, se planteó tras el derrumbe parcial que sufrió el 24 de junio de 2001 la Gerencia Municipal de Urbanismo, en la calle de Guatemala, 13 (Chamartín), y respondía al deseo del titular de Urbanismo, Ignacio del Río, de trasladar su despacho a otro lugar próximo a la Casa de la Villa. Del Río contó con el respaldo del alcalde, José María Álvarez del Manzano, que justificó la compra de los inmuebles en que permitirían crear un 'gran barrio municipal' en el centro de Madrid. Pero el propio Del Río, que anunció el traslado para el verano de 2002, reconoce ahora que el proyecto se ha parado hasta después de la cita electoral.

El titular de Urbanismo justifica ese retraso en que tras las elecciones de mayo de 2003 será 'más baja la actividad en la Administración' y se notarán menos, por tanto, las molestias de mudar a más de 1.000 funcionarios y las toneladas de papel que pesan el millón de expedientes acumulados en la actual sede. Una vez más, el traslado de Gerencia de Urbanismo, anunciado varias veces los últimos 10 años, puede quedar anulado, ya que la decisión dependerá de quién encabece el nuevo gobierno municipal.

Edificio de las cariátides

Fuentes de Urbanismo reconocen ahora que uno de los inmuebles, el edificio de las cariátides, sede del SCH, es demasiado valioso, como denunciaron PSOE e IU, como para ser transformado en dependencias administrativas y así le ha sido comentado desde el gobierno municipal al candidato del PP al Ayuntamiento, Alberto Ruiz-Gallardón. Del Río afirma que en el edificio propiedad del BBVA se están haciendo las obras, presupuestadas en 15,2 millones de euros (2.500 milllones de pesetas), necesarias para acoger a los funcionarios.

La cabeza de lista del PSOE, Trinidad Jiménez, también ha manifestado que si llega a gobernar en la Casa de la Villa intentará descentralizar las dependencias municipales.

El gobierno de Álvarez del Manzano ha aparcado otros proyectos, de tintes polémicos, como el cierre definitivo al tráfico de la Casa de Campo o la ampliación de la zona de parquímetros más allá del límite de la ORA. En la misma situación se encuentra el concurso para convertir el viejo matadero de Legazpi en un centro de ocio y cultura, convocado en julio pasado. Con una inversión prevista de 124 millones de euros, en el gobierno local se muestran partidarios de posponer la adjudicación. 'No parece muy conveniente que a unos meses de la cita electoral decidamos sobre una cuestión tan importante', explican en Urbanismo.

Aunque ese concurso se quede en suspenso, el gobierno municipal tiene previsto llevar al pleno del presente mes la ratificación de los dos convenios que ha suscrito con Arco y con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Esta última recibirá las naves 13 y 14 para la Casa del Lector, mientras que Arco instalará sus fondos en la nave número 15. Tanto PSOE como IU votaron en julio pasado en contra de esos convenios. En su opinión, el hecho de que esas instalaciones se hayan decidido al margen del concurso muestran que el PP aborda de manera parcial uno de los proyectos culturales más importantes de la Madrid.

Con respecto a los parquímetros, el Ayuntamiento no los instalará en parte de los distritos de Salamanca, Tetuán, Chamartín y Arganzuela hasta octubre de 2003, tras las elecciones. Los vecinos de esos distritos no tienen ORA y, por tanto, no pagan por aparcar en su zona.

Nervios

El ambiente que reina en el Ayuntamiento, según las fuentes consultadas, es que, hasta que termine la legislatura, la actividad municipal se va a limitar a inauguraciones. Los concejales del PP prefieren no tratar asuntos polémicos que les condicionen entrar o no en la lista de Ruiz-Gallardón en el Ayuntamiento. 'Estamos todos esperando su llamada y, mientras, lo mejor es molestar poco y terminar los proyectos en los plazos', comenta un concejal del PP. Otros, en cambio, apuntan que los nervios están en los bancos contrarios. 'Yo sigo trabajando como antes. Los que están nerviosos son los del PSOE', dice una edil del PP.

Algunos ediles socialistas reconocen que desde que en noviembre de 2001 se anunció la candidatura de Trinidad Jiménez a la alcaldía y la marcha de Rafael Simancas, portavoz municipal, a la Asamblea, se han quedado 'descabezados' en el Ayuntamiento. 'Yo tengo una sensación rarísima. Entre los concejales del PP hay desánimo porque saben que Gallardón va a traer a su equipo. Se les ha caído el lápiz y a nosotros también', señala un concejal socialista.

'Esto es un auténtico dislate. La gente no tiene la cabeza en su sitio y está pensando más en si se van o se quedan. Los problemas de los ciudadanos han quedado aparcados', critica Inés Sabanés,portavoz de IU y candidata a la alcaldía. De los cinco ediles de IU, Sabanés y Justo Calcerrada son los mejor colocados para permanecer la próxima legislatura.

Un túnel pendiente y cita en los juzgados

La actividad del gobierno municipal se ha visto también condicionada por la decisión del Tribunal Superior de Justicia de abrir juicio oral a Simón Viñals, concejal de Sanidad, y Antonio Moreno, edil de Patrimonio, imputados por las presuntas irregularidades habidas durante la privatización del 49% de la empresa mixta funeraria. El fiscal pide para los dos ediles -así como para el diputado regional Luis María Hue-te- seis años de prisión y 25 de inhabilitación por los presuntos delitos de prevaricación, fraude y malversación de caudales públicos.El escándalo obligó al PP a pedir a los imputados que dimitieran de sus responsabilidades. Viñals y Moreno han dejado las áreas que gestionaban, pero mantienen las actas de concejales. El PP mantiene también el contrato a Funespaña, beneficiaria de la privatización.El futuro gobierno local tendrá que resolver ese asunto, así como el futuro del scalextric [paso elevado] de Cuatro Caminos. Álvarez del Manzano aprobó la construcción de un túnel para sustituirlo. Pero el gobierno municipal desestimó hace un año acometer la obra de Cuatro Caminos en esta legislatura para no colapsar el tráfico de la zona, afectado por los trabajos de la terminal de Nuevos Ministerios.El nuevo gobierno herederá también la búsqueda de una solución al descuidado patrimonio inmobiliario de los madrileños. La portavoz de IU, Inés Sabanés, denunciará el próximo lunes en los tribunales el derribo sin licencia en julio pasado de la histórica casa de Iván de Vargas. Situada cerca del Ayuntamiento, el caserón donde se cree que vivió San Isidro estaba siendo rehabilitado como sede de la fundación Madrid Nuevo Siglo. A pesar de no contar con la licencia preceptiva, desde Urbanismo se respaldó la actuación del arquitecto argumentando que el edificio no se tenía en pie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de octubre de 2002

Más información