Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los promotores musicales rechazan el veto a la entrada de menores a conciertos

La Asociación de Promotores Musicales (APM), una organización que agrupa a los principales promotores de conciertos del país, emitió ayer un comunicado en el que rechaza las normativas que restringen la entrada de menores en conciertos. La Ley de Drogodependencias y otros trastornos adictivos, conocida como Ley Antibotellón, ha modificado un artículo de la actual Ley de Espectáculos que prohíbe la entrada de menores en los recintos, salas de fiestas, bares especiales, discotecas y similares en los que se venda alcohol.

Esta circunstancia, según explicó ayer el secretario de APM, Álvaro Querol, ha hecho que, como ocurrió el pasado 20 de septiembre en el concierto del cantante Álex Ubago, en la sala La Riviera, más de un centenar de adolescentes, 'muchos de ellos incluso acompañados por sus padres', se quedaran a las puertas del local, según APM, sin saber por qué. En el comunicado, la Asociación defiende la música 'como cultura' y se muestra convencida de que 'es un error' que se pueda denegar el acceso a la misma por 'cuestión de sexo, edad, creencia o condición en cualesquiera de sus expresiones'. 'No se le puede negar a un chaval que vaya a ver a sus ídolos', afirma Querol. 'Para las promotores se trata de un gran perjuicio y también para el público, aunque compartimos la preocupación por restringir el alcohol a menores', añade.

Desde la Agencia Antidrogas un portavoz explica que el espíritu de la Ley Antibotellón parte del concepto de que 'alcohol y menores son incompatibles'. 'Hemos establecido medidas que limiten la disponibilidad del alcohol para los jóvenes. Si en los conciertos se vende alcohol se trata de una decisión comercial que traerá como resultado que éstos no puedan entrar'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002